El goleador de la selección peruana de fútbol, Paolo Guerrero, se perderá el Mundial de Rusia porque el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) extendió de seis a 14 meses una suspensión por dopaje, una decisión que el jugador calificó de injusta.

La noticia cayó como un balde de agua fría en Perú, que clasificó a la Copa del Mundo después de 36 años de ausencia, y obligará al técnico argentino Ricardo Gareca a revisar la nómina preliminar del equipo.

“Es una hora oscurísima, oscura, la que vengo viviendo pero quiero ratificarle a mi país, a mi gente, que jamás he consumido algún tipo de droga”, dijo Guerrero en un mensaje transmitido por la estación de televisión peruana Canal N.

El delantero de 33 años y capitán de la selección dio positivo por un derivado de cocaína tras el partido de Perú como visitante contra Argentina en octubre por la eliminatoria sudamericana.

La FIFA lo suspendió por seis meses, una pena que ya había cumplido, pero el TAS dijo en un comunicado que acogió parcialmente una apelación de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) que había requerido una sanción más larga.

Guerrero consideró que le estaban “robando el Mundial”. La Federación Peruana de Fútbol (FPF) lamentó profundamente la ampliación de la sanción contra Guerrero, de quien dijo que siempre mostró “una conducta ejemplar”.

En la Videna -donde venían entrenando algunos jugadores- se suspendieron las prácticas luego de que el técnico Gareca reunió al plantel para comunicarles la decisión del TAS, según mostraron imágenes de la televisión local.

“Es una injusticia, aquí hay una mano negra”, dijo la madre del goleador peruano, Petronila Gonzales, desde Brasil a la radio peruana RPP. Guerrero “está destrozado (…) está deshecho (…) Mi hijo es un hombre bueno, nunca agarró drogas”, agregó.

Guerrero, quien juega en el Flamengo de Brasil, es el mayor artillero de la selección peruana con 32 goles. El TAS dijo que Guerrero había ingerido un té que contenía la sustancia prohibida y el tribunal dictaminó que el jugador “tuvo alguna culpa o negligencia, incluso si ésta no fue significativa, y que podría haber tomado algunas medidas para evitar que cometiera una violación antidopaje”.

El té infundido con hojas de coca, que también se utilizan como ingrediente crudo en la cocaína, es popular en los países andinos, donde se usa como cura para el mal de altura.

Representantes de la FPF viajaron el fin de semana a Brasil para tomarle fotos a Guerrero y las medidas para su vestimenta oficial del Mundial.

En la primera fase del Mundial, que comienza el 14 de junio, el equipo peruano enfrentará a Francia, Dinamarca y Australia en el Grupo C.

Con información de www.lta.reuters.com