Este 31 de agosto se cumplen 20 años desde la fatídica noche donde Diana de Gales perdió la vida en un fatal accidente en París. El recuerdo a Diana en el aniversario de su muerte será muy discreto en el “White Garden” del palacio de Kensington, el lugar preferido de la Princesa. 

Reino Unido rinde este miércoles un sobrio homenaje a Diana Spencer, la “princesa de corazones”, veinte años después de su muerte en un accidente de coche en París, que hundió al país en un inmenso duelo. Mientras los medios del país multiplicaron los programas y especiales sobre la todavía muy popular princesa de Gales, sus hijos Guillermo y Enrique planearon visitar el jardín blanco efímero creado en su memoria en el palacio de Kensington, donde residía en Londres.  

El jardín de palacio era una de los lugares favoritos de Diana. Paseaba a menudo por ellos y solía charlar con los jardineros que se encontraba en su camino. Con la idea de conmemorar el aniversario del fallecimiento de la princesa, la pasada primavera se plantaron rosas, narcisos, tulipanes, margaritas y una alfombra de ‘Nomeolvides’, la flor del amor desesperado. «Esperamos capturar la energía y el espíritu que hicieron de Diana una figura tan popular en todo el mundo», comentó Sean Harkin, jefe de jardineros de palacio, durante la presentación del proyecto. 

En él predominan las flores de tonos blancos, con algún toque de color. Delante de las vallas del palacio londinense, ramos, mensajes y fotos comenzaban ya a acumularse, dos décadas después del mar de flores depositado en el mismo lugar por millones de personas desconsoladas.  

Preocupados por perpetuar el compromiso de su madre y por preservar su legado, los dos príncipes deben igualmente reunirse con representantes de organizaciones caritativas a las que ella apoyaba, lejos del glamur del gigantesco concierto que hubo en Londres por el décimo aniversario de su desaparición. No habrá actos oficiales el 31 de agosto Según el palacio de Kensington, no hay previsto ningún acto oficial para el jueves 31 de agosto, día en el que Diana perdió la vida a los 36 años, con su nuevo amor, el productor de cine egipcio Dodi Al Fayed.  

Durante su particular homenaje, los príncipes se reunirán con representantes de las organizaciones benéficas que apoyaba su madre, que incluían The Great Ormond Street Hospital, The National Aids Trust y The Leprosy Mission. 

“Mi madre fue un rayo de luz en un mundo gris“, declaraba el príncipe Guillermo en la segunda parte del documental Diana, siete días, emitido el pasado fin de semana por la BBC. “Nunca ha sido fácil para nosotros hablar de nuestra madre, pero los 20 años son una buena ocasión para recordar a la gente cómo marcó la diferencia, no solo en la familia real sino en todo el mundo”, comentaba en la misma cinta Harry, su hijo pequeño, quien era un niño de doce años cuando perdió a su madre.  

Noticia con información de: www.20minutos.eswww.revistavanityfair.es