Los preparativos para una histórica cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un comenzaron este viernes, después de que el presidente estadounidense confirmara la cumbre con su par norcoreano. “Nos veremos el 12 de junio en Singapur”, afirmó al concluir la reunión con Kim Yong Chol, enviado del régimen y número dos de Jong-un.

Además, Trump afirmó que no habrá nuevas sanciones estadounidenses contra Pyongyang mientras duren las conversaciones, acuerdo alcanzado durante la reunión del viernes.

Aunque admitió que el acuerdo con Corea del Norte “será un proceso”, Trump afirmó que cree que finalmente será “exitoso”. Trump señaló que la carta de Kim, entregada por Kim Yong Chol, es “muy agradable” y “muy interesante”, sin dar detalles en lo inmediato.

La confirmación de la cumbre en Singapur reafirma un gran giro diplomático una semana después de que Trump provocara un maremoto al cancelar la reunión prevista alegando una “abierta hostilidad” norcoreana, aunque luego diera parcialmente marcha atrás.

Desde entonces, los diplomáticos de ambos países han desarrollado febriles negociaciones hasta el auspicioso encuentro entre Pompeo y el general Kim Yong Chol.

Paralelamente, el canciller ruso Serguéi Lavrov tuvo una reunión con Kim Jong-un en Pyongyang, tras la cual -según la agencia oficial de noticias KCNA– el dictador norcoreano dijo que “la voluntad de la República Democrática de Corea de dirigirse hacia la desnuclearización sigue sin cambios, coherente y fija“.

No obstante, no está del todo claro que la visión de Corea del Norte de una “desnuclearización” a cambio de garantías de seguridad y alivio de sanciones sea compatible con la demanda de Washington de una terminación “completa, verificable e irreversible” del programa nuclear de Pyongyang.

Muchos expertos esperan que Kim, quizás con el respaldo tácito de China, reclame que Washington reduzca su presencia militar en Corea del Sur y afloje las garantías que otorga a su aliado, Japón.

Pero Pompeo sugirió que las cosas avanzan en la dirección correcta. “Se necesitará el audaz liderazgo del presidente Kim Jong-un si logramos aprovechar esta oportunidad única para cambiar el rumbo del mundo”, señaló. “El presidente Trump y yo creemos que el presidente Kim es el tipo de líder capaz de tomar ese tipo de decisiones, y en las próximas semanas y meses, tendremos la oportunidad de probar que ese es el caso”, agregó.

Con información de www.infobae.com