Los británicos cada día sienten más de cerca el temor de un atentado terrorista, ante las últimas informaciones que han surgido sobre las macabras intenciones del Estado Islámico. Y este jueves no fue la excepción, pues la Policía de Londres se dio en la necesidad de acordonar las inmediaciones del Royal Bank of Scotland por el hallazgo de un paquete sospechoso.

Las autoridades encendieron las alarmas por este artefacto el cual podría contener una bomba, poniendo en peligro a cientos de personas. La operación se lleva a cabo en las calles Bishopgate y Liverpool Street, las cuales fueron cercadas por los cuerpos de seguridad como medida de precaución.

Las autoridades ordenaron a los empleados salir de la agencia bancaria hasta que se comprobara el contenido de la bolsa, según reseñó el portal de noticias Infobae.

Algunos usuarios de la red social Twitter reportaron la evacuación de las calles.

Desde hace días que la Inteligencia británica teme nuevos ataques. Combatientes de Estado Islámico quieren perpetrar ataques “enormes y espectaculares” contra Gran Bretaña y el estilo de vida occidental en general, sostuvo el funcionario británico antiterrorismo de más alto rango.

“Uno ve a un grupo terrorista que tiene grandes ambiciones de ataques enormes y espectaculares, no sólo del tipo que hemos visto frustrados hasta la fecha”, advirtió el subcomisionado de la Policía Metropolitana (Scotland Yard) de Londres, Mark Rowley. Jefes de seguridad inglesa han advertido previamente que la mayor amenaza que presenta el grupo es la radicalización de jóvenes británicos por Internet y el peligro que representan los que viajen a combatir en Siria e Irak y que luego puedan volver a casa para perpetrar ataques.

Noticia con información de: www.elnacional.com y www.elintransigente.com