Al menos tres personas han muerto este domingo debido a la ola de incendios sucedidos en distintos puntos de Galicia, España.

Los bomberos han hallado dos cadáveres en el interior de un vehículo calcinado en la carretera que une dos parroquias de Nigrán, según ha confirmado el ayuntamiento pontevedrés. La tercera víctima es un vecino de 78 años de la parroquia de Abelenda, en Carballeda de Avia (Ourense). El cadáver del tercer fallecido fue encontrado en un galpón ubicado detrás de su casa, donde intentó apagar las llamas de un corral para salvar a sus animales.

A lo largo de varias horas, dos vecinos de esta localidad estuvieron desaparecidos tras negarse a abandonar sus casas, que estaban sitiadas por las llamas. Alrededor de las cuatro de la madrugada los equipos de emergencia los han localizado en buen estado.

El Ayuntamiento de la ciudad ha recomendado a la población de las zonas amenazadas por el fuego que dejen sus viviendas y se trasladen al casco urbano, donde ha habilitado tres hoteles para alojarlos.

La situación en Galicia es crítica. Las llamas han puesto en jaque a los efectivos contraincendios, en una jornada de fuertes y cambiantes vientos, altas temperaturas y brigadas con menos personal que en verano. “Los incendiarios están bordeando el homicidio”, ha afirmado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Los focos se han multiplicado a lo largo de la jornada por las cuatro provincias gallegas y el Gobierno gallego, con las brigadas mermadas por los 436 operarios que despidió al finalizar el verano, ha optado por centrarse en los tres puntos más críticos para la población. El sur de la provincia de Pontevedra, un área densamente habitada, vive la situación más caótica, con el nivel 2 decretado por la amenaza a viviendas en cinco municipios al mismo tiempo —Pazos de Borbén, As Neves, Salvaterra do Miño, Baiona y Gondomar—.

 

Galicia ha sufrido desde el viernes 146 incendios, 28 de ellos en la noche del sábado al domingo, cuando empezaron a soplar los fuertes vientos que ha provocado el acercamiento por el Atlántico del huracán Ophelia. “Se está haciendo todo lo posible sobre todo para salvaguardar lo más importante, las vidas humanas”, ha señalado Ángeles Vázquez desde el puesto de mando de este incendio.

A los fuegos dispersos por todo el territorio gallego la Xunta ha desplazado 350 brigadas, 220 motobombas y una veintena de medios aéreos además de 160 miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Esta ola de fuegos de otoño que sufre Galicia y que ha afectado en los últimos días a joyas naturales como el parque natural de O Xurés, en la frontera ourensana con Portugal, se produce con las plantillas de las brigadas recortadas después de que la Xunta haya despedido a los 436 operarios que solo contrata para el verano. Otra circunstancia que dificultan las tareas de extinción es la cercanía de virulentos fuegos procedentes de Portugal que “han saltado” incluso el río Miño, informa la Xunta.

Noticia con información de: www.vanguardia.com.mx