Los albañiles de la compañía Bellway Homes en el condado de Surrey (Reino Unido) están luchando contra la prohibición de ir a trabajar vistiendo pantalones cortos, y lo están haciendo de una manera muy original. Tras un día en el que la temperatura alcanzó los 26 grados, los ingeniosos obreros lograron encontrar la solución para sortear el código de vestimenta y el pasado martes fueron vestidos a su obra con ropa de mujer, según reporta The Sun.

Los osados caballeros explican que pidieron prestado las faldas y vestidos a sus parejas o los compraron directamente.

Simon Miles, de 45 años, vestido con una falda vaquera, explicó al periódico que los pantalones cortos fueron creados para los albañiles y que sus compañeros se sienten poco confortables trabajando en vaqueros. “Lo consideramos una cuestión de salud y de seguridad”, añadió.

El cambio de estilo atrajo una inesperada atención sobre los obreros, y el propio Miles admitió que un hombre le silbó en su camino al trabajo, algo que confiesa que es la primera vez que le ocurre.

Otro de estos obreros, Adam Houdoire, de 29 años, se vistió con un vestido con estampado de leopardo y expresó su satisfacción por su nuevo uniforme: “Me gusta. Te da mucha más libertad”.

Gracias a las leyes de igualdad de género del país, los hombres no se les puede prohibir ponerse ropas femeninas en el trabajo, informa el medio de comunicación británico. Los obreros explican que se inspiraron en la experiencia de unos estudiantes que fueron vestidos con faldas a un colegio del condado de Oxfordshire para protestar contra una prohibición similar. 

En tal sentido, el portavoz la Agencia Ejecutiva para la Salud y Seguridad del Reino Unido afirmó que “no existen regulaciones especificas acerca de vestirse con pantalones cortos en las obras de construcción. La forma de vestir es asunto de cada empleado”.

Noticia con información de: www.periodistadigital.com