Un total de 100 personas permanecen en un albergue adecuado por el Gobierno del Ecuador para los afectados por la explosión, ocurrida la madrugada del 27 de enero, de un carro bomba en la provincia costera de Esmeraldas, fronteriza con Colombia.

De esta manera fue informado el domingo por la titular de la Secretaría de Gestión de Riesgo, Alexandra Ocles, en una rueda de prensa conjunta con otras autoridades del Gobierno en la provincia de Esmeraldas.

Según la funcionaria, además del centenar de personas en el albergue, otras cincuenta están alojadas en casas de acogida y reciben atención de su institución así como del Ministerio de Inclusión Económica y Social.

“Todas las familias están siendo atendidas”, puntualizó Ocles al asegurar que continúan con las evaluaciones del estado en que quedaron las viviendas tras la explosión del coche bomba, que el Gobierno ha relacionado con grupos de narcotraficantes.

El subsecretario de la Secretaría de Riesgos, Ricardo Peñaherrera, dijo que en la iglesia de San Lorenzo, en la curia, se implementó un albergue y que desde anoche tienen otro en caso de ser necesario.

“Visitamos familia por familia para pedirles que vengan al albergue, unas quisieron, otras no”, comentó y señaló que algunas seis personas de entre quienes llegaron al albergue, presentaban “pequeños rasguños, pero no más”.

Comentó que los albergados no quisieron hablar mucho del incidente y por ello hoy la institución ha iniciado el desarrollo de trabajos lúdicos “para empezar a que comenten un poco más lo acaecido”.

“Lo que si notamos, un poco con asombro, (es) mucha tranquilidad de las personas que fueron afectadas”, dijo al asegurar que eso les llamó la atención.

Datos preliminares señalan el “colapso total” de catorce viviendas, indicó Ocles mientras el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda avanza en una evaluación de las instalaciones.

El ministro del Interior, César Navas, dijo que el jefe de Estado, Lenín Moreno, ha dispuesto el desarrollo de viviendas para atender a los afectados y en ese marco se analizan terrenos que cuenten con los servicios básicos.

Navas apuntó que también avanzan las investigaciones en torno al vehículo utilizado en el atentado, que no causó víctimas fatales pero sí heridas leves a 28 personas, entre civiles y policías.

El Ministerio del Interior, así como al Fiscalía se mantienen en contacto con sus pares de Colombia para avanzar en las investigaciones del atentado, que destruyó el 95 por ciento de un edificio policial.

Navas dijo que el Ministerio del Interior se declarará en emergencia en la zona para “recuperar de inmediato” las instalaciones, que estaban aseguradas por lo que gestionarán la reposición económica correspondiente.

Tras realizar un recorrido por la zona, el fiscal general del Estado, Carlos Baca, reveló que han constatado “cómo este acto terrorista ha pretendido, pretende, sembrar el miedo entre la población de San Lorenzo, y a la población del país y no lo vamos a permitir”, subrayó.

Comentó que, junto otras autoridades relacionadas con la investigación, han decidido que el proceso sobre el atentado y algunos otros que podrían, potencialmente, estar relacionados con el mismo, se lleven a cabo desde la capital ecuatoriana, Quito, “en la parte estratégica de conducción de las investigaciones”.

Reiteró que el Estado responderá “con toda la severidad y el peso de la ley ante un hecho tan grave” ocurrido en la zona, donde se ha ampliado la presencia de las fuerzas del orden.

Moreno decretó el estado de excepción en los cantones de San Lorenzo y Eloy Alfaro, con lo que se suspendieron, por sesenta días, los derechos a la inviolabilidad de domicilio y de correspondencia, así como la libertad de tránsito y de asociación y reunión.

Según el jefe de Estado, el atentado, que dañó 37 viviendas contiguas al recinto policial, fue un “acto terrorista ligado a bandas de narcotraficantes que han sido golpeadas por las fuerzas de seguridad del Estado ecuatoriano”.

Noticia con información de: www.metroecuador.com.ec