La Armada Argentina señaló este jueves que se registró un “evento anómalo singular corto, violento y no nuclear consistente con una explosión” en la zona en la que el submarino argentino ARA San Juan, desapareció hace ocho días en el océano Atlántico con 44 tripulantes a bordo.

Según el capitán de navío Enrique Balbi, el embajador de Argentina en Austria, Rafael Grossi, experto nuclear, señaló en una comunicación con el Gobierno que la “anomalía hidroacústica” registrada el miércoles 15 de noviembre en la zona en la que se reportó por última vez el sumergible, fue “un evento anómalo singular corto violento y no nuclear consistente con una explosión”.

El lunes, el capitán de navío Gabriel Galeazzi explicó a la prensa que el miércoles de la desaparición del submarino el buque había comunicado que había sufrido una avería eléctrica en sus baterías, algo que, según dijo en ese momento la fuerza argentina, no tendría por qué haber afectado al funcionamiento del submarino.

El “San Juan”, un submarino de la marina argentina, desapareció con 44 tripulantes el 15 de noviembre y desde entonces no se ha vuelto a saber nada de él. Si está sumergido, la tripulación podría haberse quedado sin oxígeno puesto que teóricamente solo había reservas para siete días.

Las labores de búsqueda, en las que participan ya Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Brasil y Chile, movilizan a más de 4.000 personas en una zona de cerca de medio millón de km2, similar a la superficie de la Península Ibérica.

Rusia envía ayuda

Este jueves, Rusia envió un buque militar hacia Argentina para ayudar a encontrar el submarino “San Juan”, desaparecido hace ocho días en el Atlántico Sur con 44 personas a bordo, anunció el Kremlin.

“Rusia ofreció ayuda para las operaciones de búsqueda y rescate”, precisó el Kremlin en un comunicado al día siguiente de que el presidente ruso, Vladimir Putin, asegurara su “respaldo” a su homólogo argentino, Mauricio Macri, en una conversación telefónica.

(globovision.com/ elpais.com/ EFE/ AFP)