El Atlético de Madrid se impuso al Real Madrid cuatro goles a dos y se alzó con el título de la Supercopa de Europa por tercera vez en su historia.

En el comienzo de la era post Cristiano Ronaldo, el Madrid comienza perdiendo la primera final, que a su vez fue el primer partido oficial para Julen Lopetegui, nuevo técnico del club blanco.

Los del Atlético salieron delante apenas sonó el silbato del principal y a los 49 segundos Diego Costa anotó el tanto más tempranero en estas competiciones. Al minuto 27 Benzema cabeceó un centro enviado por Bale desde la derecha y lo mandó al fondo de las redes para igualar el partido.

Al 62 el defensor Juanfrán cometió una falta grave dentro del área al tocar con el brazo un balón que esperaba Benzema y el capitán Sergio Ramos cobró el penal a la izquierda del arquero para poner el ventaja a su equipo.

Cuando parecía todo definido a favor de los merengues, un fallo del brasileño Marcelo propició que Costa marcara al 79 su segunda diana del encuentro para igualar las acciones y mandar el choque a la prórroga.

Los colchoneros pusieron el físico en cancha, superaron a los blancos en toda la línea, y lograron inclinar la balanza a su favor.

Al minuto 98 Saúl marcó de media volea para colocar la ventaja, y seis minutos más tarde Koke puso el último clavo en el ataúd conservando el invicto de los suyos.

Para el Atlético fue su tercera victoria en tres finales de esta instancia continental, en tanto al Real Madrid se le esfumó la posibilidad de instaurar otro récord, el de tres cetros consecutivos.

Con información de www.prensa-latina.cu