En el marco de un plan de reducción de fugas  y mejora del medio ambiente, a partir del siguiente año fiscal, los  habitantes en Inglaterra y Gales deberán pagar un promedio  de 405 libras anuales por el agua y el alcantarillado.

De acuerdo a las declaraciones de Water UK, representante de las compañías de agua, este aumento del 2% tendría como destino final un compromiso de 44 mil millones de libras hasta el 2020 para ahorrar los 370 millones de litros de agua al día, los cuales se escapan de las tuberías. Además, un total de 5,000 propiedades menos tendrán problemas de inundación por el agua de las alcantarillas.

A pesar de que esto supone un incremento de 9 libras, el consejo del Consumidor de Agua (CC Water) ha anunciado que las facturas que serán pagadas por los clientes, variarán dependiendo del proveedor y de las circunstancias individuales de cada hogar.

Al respecto, Tony Smith, el presiente ejecutivo de CCWater, ha declarado: “La mayoría de las compañías de agua están reduciendo sus tarifas antes de que se agregue la inflación a las facturas, lo que ha suavizado el golpe, pero esto seguirá siendo un aumento no deseado para millones de clientes que enfrentan otros costos crecientes.”

Este cambio forma parte de un plan quinquenal que tienen como fin un recorte general del 5% en términos reales entre el 2015 y 2020. Por tanto, según Water UK, a finales del 2020 las compañías estarían en camino de cumplir su compromiso de dar apoyo financiero a 459.000 hogares, es decir, ayudar a 1,8 millones de personas a pagar sus cuentas.

Por su parte, Michael Roberts, consejero delegado de Water UK, sostuvo que: “Aunque el coste del agua y el alcantarillado es mucho menor que otros servicios, todo suma, por eso las compañías de agua están haciendo todo lo posible para mantener las facturas lo más bajas posible mientras se mantienen niveles elevados de inversión”.

Noticia con información de: www.eliberico.com