Salman Abedi, autor del atentado terrorista del pasado 22 de mayo en el Manchester Arena, donde murieron 22 personas, habría fabricado él mismo la bomba que empleó, sin embargo la Policía sigue sin tener claro si pudo contar con algún cómplice en la adquisición del material o si alguien más sabía de sus intenciones.

De acuerdo a la última información sobre el caso, por parte del jefe de la unidad antiterrorista de la Policía en el noroeste, Russ Jackson, los investigadores han conseguido reconstruir buena parte de los movimientos de Abedi desde que regresó a Reino Unido el 18 de mayo procedente de Libia, a donde viajó el 15 de abril.

En concreto, gracias a las imágenes de las cámaras de seguridad se ha conseguido determinar dónde compró las tuercas que se usaron como metralla así como la lata en la que se cree que se colocaron los explosivos.

Asimismo, se ha llegado a la conclusión de que parte del material empleado estuvo almacenado en un coche que Abedi compró el 13 de abril y que estuvo aparcado durante su viaje, mientras que el ensamblaje de los explosivos se produjo “en los días previos” al atentado, según Jackson.

“Nuestra investigación muestra que el ensamblaje del artefacto es probable que lo hiciera el propio Abedi”, ha explicado Jackson en un comunicado de la Policía de Manchester, precisando que lo que está menos claro es si actuó solo para obtener los materiales (…) y si otros sabían o fueron cómplices del almacenamiento a sabiendas de lo que se estaba planeando. Entender esto es crucial para nuestro trabajo en las próximas semanas y meses”, ha reconocido.

Noticia con información de: www.eleconomista.es