Marlon Delgado, es un reconocido boxeador profesional ecuatoriano, que representó a su país en los Juegos Olímpicos de Río 2016 (Brasil) y Londres 2012, donde tuvo una importante participación.

El peso mediano, de 23 años, desarrolló su gusto por el boxeo gracias a su entrenador, el púgil Manuel Delgado, mejor conocido como “La sombra”, quien “me inspiró y me dijo que el arte del boxeador es golpear y no dejarse golpear, y fue capaz de hacerme creer que yo era ese tipo de boxeador ágil, fuerte y veloz”.

Marlon ya lleva 7 años practicando esta disciplina, que le llevó a las olimpiadas el año pasado en Brasil y en 2012 a la capital británica, sin embargo no alcanzó su gran sueño: el llevar a su nación una medalla olímpica.

Foto: Cortesía – Marlo Delgado (Izq.) durante una de sus peleas en Londres 2012

En estos momentos, Delgado tiene un lesión que en cualquier momento puede colapsar si no es tratada por especialistas, es por ello que hace un llamado al Ministerio del Deporte del Ecuador para que le brinden la ayuda necesaria para poder operarse lo más pronto posible, pues “quiero lograr una medalla olímpica que tanto le hace falta a los ecuatorianos y que nuestra bandera vuelva a flamear en los juegos olímpicos como lo hizo con Jeferson Pérez”.

Foto: Cortesía – Marlo tiene una lesión que debe ser operada urgentemente

Por otro lado, a pesar de lo bueno que es en el boxeo, la ayuda que ha recibido Marlo por parte de los organismos gubernamentales ha sido muy poca, por lo que considera importante los entes competentes se aboquen a ayudar a quienes como él trabajan por dejar en alto el nombre de su país.

Asimismo, dijo necesitar que el Presidente de la República, Lenín Moreno, se haga cargo de su situación, pues afirma sentirse burlado “primero por no ocuparse de mi lesión, segundo por haberme prometido una casa, después de haber ido a los juegos olímpicos, las cuales fueron entregadas a varios deportistas”.

Fútbol Vs. Boxeo
Delgado señala que dentro del boxeo profesional, hay muchas oportunidades y que en Ecuador existen muchos jóvenes con talento, pero que van “solamente tras el fútbol, sin haber probado antes sus habilidades para boxear”. Esto lo explica debido a que él mismo era un amante del fútbol porque “pense que podía salir adelante con eso, pero compañeros, amigos y mi entrenador me hicieron soñar en competir en los juegos olímpicos como boxeador”, por eso aconsejó a los chicos que están entre ser fútbolistas o boxeadores, que se dediquen a entrenar para que vean, pues “este deporte me dio la oportunidad de conocer el mundo” .