¿Podrá superar México la maldición de los octavos de final? Desde la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994, la selección azteca no ha logrado avanzar a los cuartos de final, seis ocasiones seguidas quedándose en la segunda ronda de la cita mundialista. Para ello deberá superar nada más y nada menos que a la selección con más títulos en el orbe: Brasil.

Brasil avanzó como líder del Grupo E tras derrotar 2-0 a Serbia. Paulinho anotó el primer gol a los 36 minutos con un suave toque ante la salida del portero Vladimir Stojkovic tras recibir un preciso pase de Philippe Coutinho. Thiago Silva metió el segundo con un potente cabezazo tras anticiparse a la defensa para rematar un tiro de esquina enviado por Neymar a los 68 minutos.

La victoria para Brasil pudo ser más holgada, pero las intervenciones de Stojkovic lo evitaron al desviar los disparos de Neymar en tres ocasiones.

Suecia sacudió a México

La selección sueca terminó líder del Grupo F tras golear 3-0 a México en el cierre de la primera fase. El equipo nórdico, que se vio mejor en todo el partido, se adelantó a los 50 minutos con una volea de zurda de Ludwig Augustinsson, después de un mal remate de Viktor Claesson dentro del área. El disparo estuvo cerca de ser desviado por el portero Guillermo Ochoa, que salvó en varias ocasiones su meta.

Andreas Granqvist aumentó la ventaja de penalti en el minuto 62, después de que Héctor Moreno derribara dentro del área a Marcus Berg. Un gol en su propia portería de Edson Álvarez significó el tercer tanto sueco cuando el defensa mexicano desvió un centro a los 74 minutos.

Histórica despedida de Alemania

El actual campeón Alemania sufrió una sorprendente eliminación en la fase de grupos del Mundial al caer 2-0 ante Corea del Sur. Alemania, que no se despedía de una Copa del Mundo en primera ronda desde 1938, fue una sombra del equipo dominante que se consagró hace cuatro años, y nunca le encontró la vuelta a sus tres partidos de la fase de grupos.

Kim Young-gwon marcó el 1-0 en el tiempo de descuento, y Son Heung-min sentenció al combinado alemán casi en el último segundo. Alemania mostró ante la selección asiática los mismos problemas de sus otros dos partidos, y jamás dominó las acciones. Con el correr de los minutos aumentó la presión pero no pudo anotar ante un ordenado equipo surcoreano que lo noqueó en el final.

Con información de www.es.reuters.com