Hoy en día, existe la posibilidad de que los británicos que residen en la Unión Europea (UE), pierdan el acceso a sus cuentas bancarias en Reino Unido en caso de un Brexit sin acuerdo, según informó este jueves el Gobierno británico.

El gobierno afirmó, mediante un documento que explica -en detalle- los planes de contingencia que habrá que tomar si Reino Unido deja la UE sin un acuerdo de transición, que la acción unilateral en varios frentes únicamente minimizaría el impacto hasta cierto punto.

No obstante, según este documento, más de un millón de británicos que residen en el extranjero podrían no tener acceso a sus cuentas bancarias en Gran Bretaña para recibir pensiones y salarios.

Todos los británicos tendrán que afrontar un alto coste para realizar pagos con tarjeta en la UE cuando viajen al extranjero.

La UE aceptó este año limitar las tasas que los minoristas pagan para realizar transacciones con tarjetas de débito y crédito. Sin un acuerdo entre Londres y Bruselas, dejaría de aplicarse la prohibición de sobrecargos transfronterizos.

Los británicos que viven en la UE “pueden perder la posibilidad de acceder a servicios de préstamo y depósito, contratos de seguro”, señalaba el documento. “El coste de pagos con tarjeta entre Reino Unido y la UE aumentará probablemente, y la prohibición de sobrecargo no se aplicará a estos pagos transfronterizos”.

El Gobierno dijo que se comprometía a dar a reguladores como el Banco de Inglaterra y la FCA una “herramienta de transición general” para introducir cambios paulatinamente que reduzcan el impacto de un Brexit sin acuerdo de transición.

Sin embargo, la UE también tendría que tomar parte para evitar el impacto en los servicios financieros transfronterizos, afirmó.

“Reino Unido es un importante centro para la banca de inversión en Europa”, señalaba el documento. “En caso de ausencia de medidas por parte de la UE, los clientes del Espacio Económico Europeo no podrán hacer uso de los servicios de inversión bancaria con sede británica”.

Mientras tanto, Bruselas aseguró que depende, principalmente, de los propios bancos y aseguradoras prepararse para el Brexit, así como la apertura de nuevos centros en el bloque.

Con información de www.es.reuters.com