El proceso electoral mexicano, desarrollado desde septiembre de 2017, culminó oficialmente este 28 de agosto, con saldo de 168 políticos asesinados, lo cual convirtió a las elecciones de julio como las más violentas de la historia de México.

Del 8 de septiembre de 2017 al 1 de julio de 2018 se registraron  523 homicidios, 152 políticos y 371 funcionarios gubernamentales

Las agresiones en contra de excandidatos o gobernantes electos no cesaron aun el 1 de julio, cuando los ciudadanos acudieron a las urnas para elegir a más de 18 mil autoridades, entre ellos el de presidente de la República. En nueve meses, del 8 de septiembre de 2017 al 1 de julio de 2018, murieron violentamente 152 políticos, candidatos y aspirantes a un puesto de elección popular, de acuerdo con la consultora Etellekt.

Durante los casi dos meses que siguieron a la votación resultaron ejecutados 16 políticos, uno de ellos electo a cargos de sufragio popular y dos excandidatos. 

Las agresiones en contra de excandidatos o gobernantes electos no cesaron aun desde el 1 de julio, cuando los ciudadanos acudieron a las urnas para elegir a más de 18 mil autoridades, entre ellos el de Presidente de la República. A la fecha han sido asesinados 16 políticos, dos de ellos autoridades recién electas.

El Séptimo Informe de Violencia Política en México, expone que en el mismo periodo de tiempo se registraron 775 agresiones contra políticos. No hubo color de partido o entidad federativa que se salvara de la violencia.

Jorge Fernández, experto en temas de seguridad, destacó que, “puede haber mayor violencia después de las elecciones por la alternancia en muchos cargos, sobre todo pensando no sólo en la Presidencia de la República, estoy pensando en niveles estatales y sobre todo municipales y ahí cuando hay esos cambios sobre todo en estados como Veracruz y Jalisco creo que la violencia es un tema que se va a presentar después de las elecciones”.

De acuerdo con Javier Oliva Posadas, experto en seguridad nacional, la violencia política registrada se mantendrá durante el periodo de transición, “las presiones que buscaron ejercer los criminales a través de amedrentamiento y la violencia física contra políticos, no terminan tras conocer sus resultados, por el contrario, buscarán al ganador para presionarlo y condicionarlo a los intereses de un grupo criminal”.

Con información de www.excelsior.com.mx