El campo de golf en Escocia propiedad del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha “destruido la gran mayoría” de una zona ambientalmente sensible, según información estipulada en una serie de documentos que fueron publicados en medios de comunicación británicos.

La agencia Scottish Natural Heritage, que está encargada de la administración y vigilancia de los sitios de especial interés científico, ha encontrado que la construcción del campo de golf en Aberdeen ha “provocado una pérdida directa” de hasta 68 hectáreas (168 acres) de dunas móviles que están protegidas bajo la ley escocesa.

La destrucción tuvo lugar a pesar del compromiso personal para minimizar el daño, por parte de la compañía del presidente Trump al momento en que las autoridades escocesas le otorgaron el permiso del proyecto.

Los documentos fueron obtenidos bajo una solicitud de acceso a la información realizada por Bob Ward, el director del Instituto Grantham de Investigación sobre el Cambio Climático y el Medio Ambiente de la London School of Economics.

El de Aberdeen es uno de los 19 campos de golf que Donald Trump posee en todo el mundo. La mayoría de ellos están situados en Estados Unidos aunque el magnate también tiene este tipo de instalaciones repartidas por Escocia, Irlanda, Dubai o Indonesia.

Noticia con información de: www.elfinanciero.com.mx