El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, compareció hoy ante la prensa en Bruselas para reclamar “una reunión sin condiciones” al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

“En Bruselas o en cualquier lugar de la Unión Europea“, incluso “en La Moncloa o en España si se dan las garantías”, explicó. La lectura del 21-O de Puigdemont es rotunda: las elecciones “convocadas por el Estado español” refrendan los resultados del referéndum del 1-O. “Los votos independentistas suben. Los partidos que son partidarios de un referéndum suman más del 55% de los sufragios”; el siguiente paso debe ser “una reunión para empezar a encontrar soluciones políticas a un problema después de que los catalanes se hayan expresado de forma masiva”. Ese encuentro, según Puigdemont, “exige como primer paso reconocer al interlocutor”. Pero no hay más condiciones.

La cocina de la política catalana y española despide un calor insoportable. Puigdemont propone “diálogo” para rebajar la temperatura, a la vista de que Rajoy “lo ha intentado todo, incluida la represión policial y una delirante represión penal, excepto el diálogo bilateral”.

La receta del 155, según el autoproclamado “presidente legítimo” de la Generalitat, “no ha funcionado”; “el 155 ha perdido con claridad el plebiscito”. “Ahora toca restituir a un Gobierno legítimo, retirar a la policía que ha enviado a Cataluña y dialogar sin condiciones previas”.

“Los partidos independentistas no han dejado de sumar votos en cada convocatoria electoral, ahora con más de un 80% de participación: es la hora de la política, no puede ser que la gente se exprese y que los políticos no encontremos la manera de hablar. Y para eso reconocer la realidad es indispensable”, ha dicho ante unos 200 periodistas, junto a las sedes de las instituciones europeas.

 

Noticia con información de AFP / elpais.com