La noche del 26 de septiembre de 2014, 43 estudiantes la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa fueron atacados por hombres encapuchados que dispararon armas de grueso calibre. Hasta ahora se desconoce que fue de los muchachos.

La Procuraduría General de la República abrió en una versión pública sobre el grupo especial identificado como Los Bélicos, destacando que respondían al mando del entonces alcalde José Luis Abarca, quien además los empleaba para vigilar los accesos a Iguala.

El caso sigue abierto con cuatro puntos principales sin resolver, los cuerpos, aún no se conocen si los estudiantes fueron asesinados o aún están desaparecidos, el móvil, se ha especulado que fueron confundido con una banda contraría, el fuego, el gobierno anunció meses después de la desaparición que algunos de los sicarios detenidos declararon que los jóvenes fueron quemados hasta no dejar rastros, y el cuarto el Ejército, el papel del Ejército e incluso el móvil de la vorágine son objeto de debate.

Los familiares, amigos y miles de personas alrededor del mundo siguen el llamado a los investigadores para que den respuesta de este caso, luego de cumplirse un año, las manifestaciones se hicieron sentir en varios lugares.

Hasta ahora han hecho detenciones masivas, muchos de los sicarios han confesados, pero los puntos oscuros de este caso siguen latentes, aunque a estas alturas pocos dudan de que fueron asesinados, la resistencia de sus familias evita que se alimente aún más al monstruo de la impunidad en México.

 

El caso

Los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa sólo han muerto en la versión oficial, la PGR en ese momento encabezada por Jesús Murillo Karam anunciaba que los normalistas desaparecieron en la madrugada del 26 y 27 de septiembre, cuando viajaban en autobuses desde Ayotzinapa hasta el vecino municipio Igual.

El viaje de los normalistas era para recaudar fondos para poder ir a la conmemoración de la matanza de Tlatelolco, el 2 de octubre en México DF, pero todo terminó en tragedia, ellos se convertirían en una de las macabras noticias, supuestamente con órdenes de María Ángeles Pineda, esposa del alcalde José Luis Abarca.

Luego del enfrentamiento entre normalistas y policías quedó un saldo de 6 muertos y 25 heridos, el resto de los jóvenes, los 43, fueron metidos en furgones hasta el municipio de Cocula, donde supuestamente fueron dejados en manos del cártel de Guerreros Unidos, quienes pensaron que eran miembros del grupo rival Los Rojos.

Se cree que los jóvenes fueron fusilados y le prendieron fuegos a los cadáveres en el basurero municipal y luego los arrojaron al río San Juan. Pero esta versión no es aceptada por los padres y familiares.

Los familiares nunca aceptaron estas declaraciones asegurando que los normalistas siguen vivo, bajo la consigna “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, los investigadores regionales han determinado que no hubo tal enfrentamiento entre los jóvenes y los uniformados, y que además intervinieron miembros de la Policía Federal y el Ejército, expresaron que fue un ataque deliberado a civiles para que no lograran boicotear el acto oficial de Pineda.

 

Desconfianza latente

El estado de Guerrero, en México es uno de los más corruptos y violentos, aún así el presidente del país Enrique Peña Nieto dejó los primeros días de investigación en manos de funcionarios de este estado, quienes consiguieron unas fosas comunes con 28 cadáveres y aportaron la confesión de dos sicarios que aseguraban haber asesinado a un tropel de normalistas.

Toda esta declaración para cerrar rápidamente el caso, sin embargo se determinó que no eran de los normalistas, luego de este escándalo el Ejecutivo federal decidió asumir el caso.

 

Identificación

Hasta los momentos se han identificado dos de los 43 normalistas, la falta de restos óseos susceptibles de someterse a la prueba del ADN ha ahondado esta brecha. Un laboratorio de Innsbruck (Austria) identificó por prueba genética los restos del normalista Alexander Mora, de 19 años y los restos de Jhosivani Guerrero de la Cruz.

 

SRE responderá a acusaciones

El Partido Laborista de Londres lanzó acusaciones en contra del gobierno mexicano por violaciones de derechos humanos en Ayotzinapa e inmediatamente la Embajada de México asegura que dará respuesta, sin precisar fechas o posibles reuniones, ante una forzada video-entrevista que le realizaron activistas de #Yosoy132Londres y el grupo London Mexico Solidarity.

Por: Annelida Yoris Rivas