Un caso de incesto conmocionó a los vecinos del condado de Wake (Carolina del Norte, Estados Unidos). Steven Pladl (42) y Katie Pladl (20) fueron arrestados el 27 de enero pasado cuando la Justicia comprobó que a pesar de ser padre e hija tenían un bebé en común.

Ambos cayeron cuando blanquearon los planes de matrimonio. La denunciante fue la ex esposa de Steven, que se percató de la situación, según informa el canal CBS North Carolina. Fueron formalmente acusado por “adulterio” (un delito que conlleva hasta diez años de prisión) y, si bien él salió bajo fianza, ella sigue detenida.

 La “pareja” debe enfrentar los cargos criminales en Richmond, estado de Virginia, donde las autoridades creen que la “relación” comenzó. El caso indigna a la opinión pública de Estados Unidos: además de tener un bebé con su hija, la hizo actuar de “madrastra” del resto de sus hermanos.Todo comenzó en el año 1998, cuando Steven dio en adopción a Katie, cuando era una niña recién nacida. A través de las redes sociales, ella logró localizarlo en 2016 cuando el hombre vivía en Richmond junto a su ex esposa y mamá biológica. El matrimonio había entregado a su primera hija porque ‘eran muy jóvenes y no tenían dinero para mantenerla’.

Tras el hallazgo, Katie recompuso la relación con sus padres y se mudó nuevamente a vivir con ellos a Richmond. El matrimonio Pladl terminó abruptamente en noviembre de 2016 a causa de una crisis de pareja y en marzo de 2017 firmaron el divorcio.

La ex esposa de Steven se fue de la casa, donde quedó viviendo el hombre junto a todos sus hijos. En mayo de 2017 fue cuando comenzaron las sospechas de incesto, que se confirmaron cuando el embarazo de Katie fue más que evidente.

La situación se había vuelto más que enferma. Siempre según la versión de CBS, que cubre el caso, Pladl le pidió a sus pequeñas hijas que llamaran “mamá” a su hermana mayor y les advirtió que ahora ella sería su “madrastra”.

Cuando la ex mujer de Steven confirmó la relación y la denunció ante la policía de Maryland, los investigadores descubrieron que se habían ido de Virginia. La búsqueda continuó hasta hace unos días, cuando fueron localizados en Carolina del Norte.

Noticia con información de: www.clarin.com