Este fin de semana el ex jefe de Estado, Carles Puigdemont y los otros cuatro miembros del destituido gobierno de Cataluña requeridos por España se entregaron de forma voluntaria a la justicia de Bélgica y fueron puestos en libertad bajo medidas cautelares. 

Tras una semana en el exilio, el destituido presidente de la Comunidad de Cataluña, Carles Puigdemont, decidió entregarse a la justicia Belga, debido al pedido de captura internacional labrado por España, luego de declarar la independencia catalana.  

Él y sus cuatro colaboradores deberán comparecer ante un juez de instrucción belga durante la tarde, anunció en rueda de prensa en Bruselas el portavoz de la fiscalía federal, Gilles Dejemeppe. 

Poco antes de las 14.00h de este domingo 5 de noviembre, han sido trasladados sin ser esposados a la sede de la Fiscalía de Bruselas. En varios coches, pero sin insignias visibles de Policía, han entrado por la puerta trasera, (casi) a salvo de las miradas de los periodistas. 

Puigdemont, Antoni Comín, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Meritxell Serret se encuentran ahora arrestados, a la espera de comparecer esta tarde ante un juez de instrucción. A lo largo de la tarde, los cinco políticos catalanes se personarán ante el magistrado -que aún no ha sido nombrado- para prestar declaración. En ésta, tendrán la oportunidad de aceptar su extradición, algo poco probable dado que Puigdemont considera que allí no tiene garantías para un juicio justo. 

El portavoz de la fiscalía también especificó que “sólo el abogado, el intérprete y la persona concernida estarán presentes”. Allí se decidirá si son enviados a prisión o liberados bajo fianza.  

“Teníamos contactos regulares con los abogados de las cinco personas y habíamos convenido una cita en la comisaría”, sostuvo la policía belga luego de la detención de los funcionarios catalanes.  

El juez no consideró necesario privarles de libertad mientras se toma una decisión sobre su entrega a España, donde están acusados de rebelión, sedición, malversación de fondos públicos, prevaricación y desobediencia. 

El juez belga que lleva el caso tendrá que volver a convocarles en un plazo de quince días, confirmó la Fiscalía en un comunicado. 

Noticia con información de: www.perfil.com, www.bbc.com, www.elconfidencial.com