Un grupo de 72 parlamentarios catalanes junto a Puigdemont firmaron este martes un documento en el que declara la independencia de Cataluña, horas después de que el presidente de esta región del noreste de España solicitara la suspensión de la misma para promover la mediación con el gobierno de Madrid. 

El Ejecutivo español, por su parte, advirtió al presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, que no puede “imponer” una mediación entre ambos porque el diálogo solo es posible si se respetan las reglas del juego. 

La jornada estuvo marcada por la confusión creada por el discurso de Puigdemontsujeto a diversas interpretaciones acerca de si efectivamente había declarado la independencia, y por las dudas sobre la validez del documento rubricado. 

Las miles de personas que se concentraron en los aledaños del parlamento catalán esperaban algo más que la declaración de independencia con efectos suspendidos que anunció el presidente Puigdemont. Al menos, eso es lo que se deduce de la reacción inmediata de muchas de las personas que siguieron su comparecencia por las pantallas gigantes instaladas en las calles. 

La CUP, la formación independentista y anticapitalista que sostiene al gobierno de Puigdemont en el parlamento catalán, reconoció que el documento tiene “escasos” efectos. 

Por eso, la CUP pidió una “fecha límite de un mes, más o menos” para que la declaración vuelva al pleno y tenga “validez jurídica”. 

Una masiva concentración a favor de la independencia se celebró en los alrededores del parlamento regional en Barcelona ante la esperada comparecencia de Puigdemont. 

“No era este el pleno que quería la CUP. Una hora antes del inicio del pleno se han cambiado todos los guiones. Nosotros no avalamos la suspensión de la declaración de independencia”, dijo el vocero de la formación, Quim Arrufat. 

Algunos de sus sectores de esa formación política hablan incluso de “traición inadmisible” por parte del mandatario catalán. 

La comparecencia de Puigdemont tuvo lugar 10 días después de la celebración del referéndum sobre la independencia de Cataluña, declarado ilegal por la justicia española y en el que el “sí” obtuvo la victoria con un 90% de los votos, y en el que participaron 2,3 millones de personas (un 43% del censo). 

Noticia con información de: www.bbc.com