Chelsea  venció 3-1 al  Huddersfield Town  en el Smith’s Stadium de West Yorkshire por la fecha 17 de la Premier League. El cuadro inglés se aferra a la ilusión de seguir luchando por el trofeo del torneo inglés. Mientras que Burnley se coló entre los grandes.

El Chelsea, derrotado el pasado sábado por el West Ham, un tropiezo que le deja casi sin posibilidades de renovar el título de la Premier League, volvió a la senda del triunfo este martes en Huddersfield (3-1), en la 17ª fecha del campeonato inglés.

Por su parte, los Clarets lograron sumar de a tres ante Stoke City y se colaron en el ‘top 4’. Mientras que los Eagles sorprendieron a Watford y lograron remontar el resultado con dos tantos sobre el final del encuentro.

En la clasificación, los Blues siguen terceros, a once puntos del líder Mánchester City, pero igualan provisionalmente con el Mánchester United.

En la cancha del ascendido Huddersfield, el equipo que entrena el italiano Antonio Conte logró sobreponerse al mazazo del pasado fin de semana y lo hizo además sin su delantero centro habitual, el español Álvaro Morata, con dolores en la espalda.

 

Burnley y Crystal Palace festejaron ‘in extremis’

Sin duda alguna, el conjunto de Sean Dyche es la revelación de esta Premier League. Llegaba al encuentro ante Stoke City ubicado en el puesto numero siete, con la misma cantidad de puntos que Tottenham (28), detrás de de los grandes del “top-6” de la liga. Sin embargo, gracias al solitario gol sobre el final de Ashley Barnes, Burnley se coló entre los grandes y, más allá de estar a la espera de varios encuentros de la jornada 17, logró alcanzar la cuarta posición por encima de Arsenal, Liverpool y los Spurs.

El encuentro disputado en Turf Moor vio a un Stoke City dominador en los primeros minutos de juego, donde incluso hasta estuvo cerca de adelantarse en el marcador. Sin embargo, el poste le negó la posibilidad Peter Crouch y el portero Nick Pope, de gran partido, hizo lo suyo con la chance de Kurt Zouma, quien posteriormente tuvo que abandonar el campo de juego por una lesión.

Previo al choque en Selhurst Park, las apuestas caían todas hacia el lado de los Hornets, que llegaban como una de las revelaciones del torneo ante el colista de la competición.

Las soluciones llegaron desde el banquillo. Bakary Sako le dio la igualdad a los Eagles en el 89 y solo tres minutos después, el volante James McArthur se encargó de darle la delantera y desatar la locura en todo Selhurst Park, logrando que, al menos momentaneamente, el conjunto de Roy Hodgson saliera de la zona roja y alcanzara las 14 unidades.

Noticia con información de: www.depor.com, www.sport.es