Reino Unido se unió a la coalición internacional para invadir Irak “antes de agotar todas las opciones pacíficas para el desarme”, según informó este miércoles John Chilcot, responsable de una extensa investigación independiente sobre la participación de Reino Unido en la invasión de dicho país, en 2003.

Una invasión armada no era el “último recurso” disponible, explicó Chilcot al presentar las conclusiones de la investigación, que duró siete años.

Al mismo tiempo agregó que los análisis sobre si Irak poseía armas de destrucción masiva “fueron presentados con una certeza que no estaba justificada”.

En ese sentido, sostuvo que “Reino Unido decidió sumarse a la invasión antes de agotar todas las opciones pacíficas para el desarme. La acción militar no era el último recurso disponible”.

El informe, de más de 2,5 millones de palabras, se publica este miércoles, siete años después que el entonces primer ministro laborista, Gordon Brown, encargase una investigación sobre el controvertido papel de Reino Unido en la coalición liderada por Estados Unidos que derrocó a Saddam Hussein.

El resultado del mismo ha pasado a ser conocido como el “reporte Chilcot” en referencia al ex funcionario y diplomático británico que dirigió la investigación.

“El reporte sugiere que el gobierno falló, que la comunidad de inteligencia falló, que los militares fallaron y que Tony Blair condujo su gobierno de forma tal que las posibles y probables consecuencias de una acción militar en Irak nunca fueran debidamente consideradas”, resumió la editora de política de la BBC, Laura Kuenssberg.

“Pero la investigación sólo responde parcialmente a algunas de las preguntas que se han hecho con más frecuencia, como la legalidad de la guerra”, agregó.

Además de analizar el contexto de la decisión de ir a la guerra, el informe también se evalúa si las tropas estaban bien equipadas, cómo se dirigió el conflicto y qué planificación hubo para después de la invasión.

También contiene detalles de documentos oficiales desclasificados, evaluaciones de inteligencia sobre la capacidad armamentística de Irak y correspondencia privada entre Blair y el entonces presidente de Estados Unidos, George Bush, sobre el conflicto y las bases para una intervención militar.

Noticia con información de: www.bbc.com