Más allá de lo difícil que pueda resultar la lucha contra la adicción a las drogas, China avanza en el perfeccionamiento de su sistema de ayuda y rehabilitación a ciudadanos que han caído en ese círculo vicioso.

En un centro de rehabilitación de la provincia de Shanxi, la caligrafía, la pintura, la música y los clásicos chinos tradicionales ayudan a las personas a superar su adicción a las drogas.

“La parte más difícil del proceso es cuando uno necesita luchar contra sí mismo. Así que enseñamos a nuestros pacientes otras formas estimulantes como la caligrafía, la pintura y la música para que, paso a paso, puedan renunciar al consumo de drogas”, indicó Zhang Junhe, funcionario del centro de rehabilitación de Shanxi.

Chen Lin, de 28 años, hace tres años empezó a abusar de las drogas. Gastó todo su dinero y además se endeudó de forma severa. Afortunadamente, un funcionario del centro de rehabilitación descubrió su talento y le ayudó a organizar una banda musical.

“Comencé a desarrollar la música y hoy estoy fuera de las drogas. Puede que reciba el alta dentro de tres meses. Extraño mucho a mi esposa y a mi hijo”, confiesa Chen.

En la región autónoma de la etnia hui de Ningxia, los departamentos locales y los voluntarios ayudan a los niños que tienen familiares adictos a las drogas.

“Esas familias son casi siempre muy pobres. Algunos padres han sido enviados a centros de desintoxicación obligatoria o encarcelados. A menudo, los niños de estas familias carecen de supervisión y cuidado filial, quedando vulnerables a factores sociales negativos. Por lo tanto, es crucial cuidar de ellos y prevenirlos para que no sigan ese camino”, indica Xiong Yan, de un departamento local de la seguridad pública.

Desde el año 2016, los voluntarios de los centros comunitarios de rehabilitación en Wuzhong, Ningxia, ofrecen tutoría y orientación psicológica a los niños afectados. Muchos de ellos ahora se sienten más optimistas y confiados.

“Cometí un grave error, pero mucha gente me ha ayudado a corregirlo. No hay razón para que no aprecie mi vida”, afirmó un padre de dos niños, que recientemente regresó a casa después de haber estado internado en un centro de rehabilitación.

“Apoyando a los niños afectados por el problema de sus padres, podemos alejar a los menores de las drogas y de los ambientes negativos. Además, sus padres pueden sentir que la sociedad no les abandona y eso les da fuerzas para rehabilitarse y volver a casa”, afirma Xiong.

“El recién inaugurado centro de macrodatos orientado a la lucha anti-droga de la provincia de Yunnan está ayudando a resolver muchos casos relacionados con las drogas”, aseguró este lunes la policía local.

El Ministerio de Seguridad Pública de China y el Departamento de Seguridad Pública Provincial presentaron a la nueva “trinchera” cibernética, que tiene como razón de ser el análisis de casos de drogas utilizando nuevas tecnologías, incluyendo el procesamiento de datos, Internet en la nube y la Internet de las cosas. El centro de macrodatos orientado a la lucha anti-droga de la provincia de Yunnan servirá como base nacional.

Desde su inauguración el pasado mes de mayo, de acuerdo a estadísticas aportadas por el nuevo centro, más de 280 sospechosos de narcotráfico, 80 narcotraficantes, 900 drogadictos y miembros de cerca de 70 pandillas de narcotraficantes han sido arrestados.

Noticia con información de: people.com.cn