Con la ayuda de helicópteros, varios rescatistas han evacuado a cerca de 1,600 personas, la mayoría campistas, en el sur de Francia tras las inundaciones repentinas causadas por las fuertes lluvias.

La región de Gard fue más afectada, donde 119 niños, muchos de ellos de Alemania, fueron evacuados de su campamento en Saint-Julien-de-Peyrolas, dijo el ministro del Interior francés, Gérard Collomb, en un comunicado.

Unas 750 personas en total fueron rescatadas en Gard, principalmente de campamentos, informó un alto funcionario del distrito, Thierry Dousset, al canal noticioso francés ‘BFM-TV’.

Los equipos de búsqueda que incluían buceadores buscaban hasta el anochecer del 10 de agosto a un hombre que se reportó como desaparecido. ‘BFM-TV’ dijo que era un ciudadano alemán de 70 años que trabajaba como monitor en el sitio de Saint-Julien-de-Peyrolas y que se temía que el hombre pudiese haber sido arrastrado por las aguas junto con su camioneta.

Sin embargo, Dousset, el principal asistente de la administración Gard, dijo que nadie sabía con certeza si el hombre estaba en su camioneta en ese momento.

Por otro lado, cuatro niños alemanes fueron hospitalizados por hipotermia en Bagnols-sur-Ceze, una ciudad en el río Ceze.

Después de la ola de calor, las inundaciones repentinas en la parte norte de la región de Gard convirtieron los ríos Ceze y L’Ardeche en vías fluviales agitadas que rápidamente se derramaron fuera de sus orillas. Las regiones cercanas, que forman parte de las verdes y montañosas Cevenas, también sufrieron inundaciones.

“Simplemente tenemos lo que llevamos puesto”

Collomb informó que 1.600 personas fueron evacuadas por precaución en las regiones de Gard, Ardeche y Drome.

“Nadie tiene maletas. Simplemente tenemos lo que llevamos puesto”, dijo a la radio France Info Rita Mauersberger, una visitante de Alemania que estaba entre los campistas que se refugiaron en un salón local en Saint-Julien-de-Peyrolas.

Más de 400 bomberos y gendarmes, muchos enviados desde otras regiones, ayudaron en las evacuaciones, usaron helicópteros para detectar los campamentos y ocasionalmente realizar rescates.

Numerosas carreteras en el área permanecieron cortadas al caer la noche. Las autoridades advirtieron que la inundación tomaría tiempo para menguar e instaron a las personas a estar atentas.

Noticia con información de: france24.com