Luego de que el mundo posara sus ojos en el encuentro de las dos Coreas y celebrara el cambio radical del líder norcoreano Kim Jong Un, parece que todo se ha venido abajo. Este miércoles el controvertido mandatario puso en duda una cumbre sin precedentes prevista para el próximo mes con el presidente estadounidense, Donald Trump y denunció unos ejercicios militares entre Seúl y Washington como una provocación.

Una información de la agencia de noticias oficial de Corea del Norte atacó furiosamente los ejercicios de combate aéreo “Max Thunder”, que según dijo involucraron a cazas y bombarderos B-52 estadounidenses, y parecieron marcar una ruptura en meses de mejora en las relaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur y entre Pyongyang y Washington.

Cualquier cancelación de la cumbre del 12 de junio en Singapur, la primera reunión entre un presidente estadounidense en el cargo y un líder norcoreano, sería un golpe para los esfuerzos de Trump por alcanzar el mayor logro diplomático de su mandato.

Trump ha elevado las expectativas para una reunión exitosa, incluso cuando muchos analistas se han mostrado escépticos sobre las posibilidades de un acercamiento debido a las dudas sobre la disposición de Corea del Norte a renunciar a un arsenal nuclear que ahora amenaza a Estados Unidos.

La información de la agencia KCNA calificó los simulacros como una “provocación” que va en contra de la tendencia de un descongelamiento en los lazos.

“Estados Unidos también tendrá que llevar a cabo cuidadosas deliberaciones sobre el destino de la cumbre prevista entre Corea del Norte y Estados Unidos a la luz de este provocativo alboroto militar junto a las autoridades de Corea del Sur”, agregó.

La Casa Blanca dijo que continuaba con los planes para la cumbre de Trump y Kim. “Kim Jong Un ha dicho antes que entiende la necesidad y la utilidad de que continúen los ejercicios conjuntos de Estados Unidos y la República de Corea”, dijo la portavoz del Departamento de Estado Heather Nauert en una rueda de prensa poco después del anuncio de Corea del Norte.

Con información de www.es-reuters.com