El expresidente ecuatoriano, Rafael Correa, advirtió de que la democracia en su país se sustituyó por el absolutismo bajo el mandato de su sucesor, Lenín Moreno.

“Se acabó la democracia, se acabó el estado de derecho, se acabó la división de funciones, se acabó todo lo que entendemos del republicanismo por un sistema presidencialista. Ya tenemos un absolutismo”, cuestionó el domingo el exmandatario del país andino.

Correa afirmó que Lenín Moreno busca un “presidencialismo absoluto” en Ecuador y deslizó la idea de crear un nuevo partido político para enfrentar a su exaliado.

Correa participó en una convención del fracturado partido oficialista Alianza País (AP), en la cual la facción “correísta” pidió a la comisión ética del movimiento tramitar la expulsión de Moreno, después de que en octubre le retirara el cargo de presidente de la formación.

Para justificar su palabra, Correa recordó que existe “demasiada presión sobre los jueces” en el caso del vicepresidente Jorge Glas, la cual impide que se llevara a cabo “un proceso imparcial” al respecto.

En un acalorado discurso ante miles de simpatizantes, Correa pidió votar ‘No’ en la consulta popular convocada por Moreno mediante decreto y que se celebrará el próximo 4 de febrero, que pide eliminar la reelección indefinida, entre otros puntos.

Es “una consulta absolutamente inconstitucional”, dijo Correa, quien considera un “golpe de Estado” la pregunta planteada para cesar a los miembros del Consejo de Participación Ciudadana, un órgano creado por él para nombrar autoridades de control y electorales.

Con “esa pregunta Moreno se apodera de todos los poderes excepto la Asamblea” Nacional, señaló Correa, añadiendo que “ahora sí va a venir un presidencialismo absoluto”.

El exdignatario reiteró una vez más que “no hay ninguna prueba contra Glas” y que “el vicepresidente se encuentra preso” cuando a los verdaderos responsables, los de la empresa Odebrecht, se les ha sobreseído.

La decisión de Moreno de convocar una consulta popular, con la que pondrá a prueba su liderazgo, “es un golpe fuerte” para el expresidente Correa, dijo a la AFP el politólogo Santiago Basabe.

Noticia con información de: www.hispantv.com, www.elnuevoherald.com