Los ataques violentos en las cárceles de Inglaterra y Gales han crecido a un nivel sin precedentes en el último año contabilizado, de acuerdo a datos publicados por el Ministerio de Justicia del Reino Unido.

“Las agresiones dentro de las cárceles se han elevado al máximo histórico de 27,193 incidentes en los doce meses hasta junio de 2017”, confirma la nota ministerial.

Este nivel de asaltos representa un incremento del 14% respecto al mismo periodo el año anterior.

Del mismo modo, se han intensificado las autolesiones, con 41,103 episodios registrados en el servicio de prisiones de Inglaterra y Gales, lo cual supone un 12% más que en 2016.Un total de 7,437 funcionarios de prisiones fueron atacados por los reclusos en el año hasta junio de 2017, con un auge anual del 12%.

Y las agresiones entre los propios presos han crecido un 10% hasta un total de 19.678.según las estadísticas de Justicia.

La Asociación de Oficiales de Prisiones achaca la extensa crisis en Inglaterra y Gales a los recortes en el servicio y la eliminación de 5,000 puestos operativos desde 2010.La gestión de prisiones está transferida a las administraciones de Escocia e Irlanda del Norte.

El Gobierno de Theresa May ha iniciado una campaña de reclutamiento de personal de prisiones con vistas a contratar 2,500 agentes y profesionales para 2018.

Noticia con información de: sputniknews.com