¿Que KFC se quedó sin pollo en el Reino Unido? Así como lo lee. La popular cadena de comida rápida ha tenido que cerrar centenares de restaurantes en el Reino Unido e Irlanda, ¿la razón?  un problema operativo con su proveedor.

«Sabemos que esto puede haber molestado a algunos de los clientes y decepcionado al querer su dosis de pollo frito; realmente lo lamentamos», manifestó la empresa a través de un comunicado.

«No entiendo cómo puede quedarse sin pollo una cadena que vende eso», dice este joven cliente que se disponía a comprar su comida en el referido local comercial. Pero no solo ese caso, sino otros cientos de fieles británicos de la marca KFC llegaron a las sucursales y se encontraron con un cartel en donde se advierte que no se servirá pollo, curiosamente el principal atractivo del restaurante.

La firma cuenta con 900 establecimientos en Reino Unido e Irlanda, de las que, al menos, dos tercios han cerrado el pasado lunes. Las que han abierto, en la mayoría de casos, no ofrecen todos los productos de la carta. «Sabemos que esto puede haber molestado a algunos de los clientes y decepcionado al querer su dosis de pollo frito; realmente lo lamentamos», ha dicho la empresa en un comunicado.

(Con información de elnortedecastilla.es)