Poco a poco va tomando fuerza una iniciativa nacida en Escocia para combatir el sedentarismo y la obesidad entre los estudiantes de educación inicial. Se trata de la Daily Mile, que busca que cada vez más niños salgan del salón de clases 15 minutos al día para caminar, trotar o correr.

Aunque no hay estudios definitivos al respecto, se considera que esta iniciativa, impulsada por Elaine Wyllie, cuenta con grandes beneficios para quienes lo practican, a nivel social, físico, mental y emocional, según se extrae de su página web www.thedailymile.co.uk

La idea surgió en 2012 cuando la maestra, convencida de que ayudaría a los niños a mejorar su condición física así como a ganar hábitos saludables para el futuro, decidió comenzar lo que ahora se estaría replicando en 3600 escuelas, de acuerdo a dicha página, la gran mayoría en Inglaterra (1.200), pero también en Bélgica (800), Escocia (770), Gales (210) y Holanda (200), entre otros.

La iniciativa no está pensada para reemplazar la actividad de la materia de educación física, sino como un complemento que podría ayudarles en los niveles de concentración, estado de ánimo, comportamiento y en su bienestar general.

De acuerdo a Wyllie, los niños que toman parte de la actividad “se vuelven más conscientes de su salud y bienestar”.

Un estudio de la Stirling University and Moray House College of Education en la Edinburgh University –citado por la BBC- aseguró que los niños que practicaron la Daily Mile resultaron “significativamente más sanos” que aquellos que no, luego de comparar 391 chicos entre 4 y 12 años.