La Audiencia Provincial de Navarra decretó el jueves la libertad provisional para los cinco miembros del grupo autodenominado La Manada tras pasar casi dos años en prisión provisional si depositan una fianza de 6.000 euros cada uno, generando críticas y manifestaciones de protesta en numerosas ciudades españolas.

Su condena a nueve años de cárcel por un abuso grupal en los San Fermines de 2016 no es firme y la prisión provisional es una medida cautelar que no suele prolongarse más de dos años si no hay riesgo de fuga o de reiteración delictiva.

Los cinco hombres, que obligaron a realizar varios actos sexuales a una joven contra su voluntad, fueron condenados hace dos meses por abusos, y no por agresión sexual, generando multitudinarias protestas e indignación en las calles que llevaron al Gobierno de entonces a anunciar que revisará la tipificación de los delitos sexuales en el Código Penal.

Tanto la acusación como las defensas anunciaron recursos contra la polémica sentencia, por lo que el Tribunal Supremo tiene que pronunciarse ahora sobre el caso.

La prisión provisional es una medida cautelar que como mucho puede prolongarse durante dos años en casos de delitos de cárcel que superen los tres años.

Poco después de conocerse la noticia comenzaron a conocerse las primeras reacciones a la decisión judicial y a convocarse las primeras manifestaciones de protesta. En una de las diversas concentraciones que se realizaron en la tarde del jueves, centenares de manifestaciones en Pamplona coreaban “No es abuso, es violación”.

“El sesgo machista de la justicia golpea de nuevo a las mujeres. Exigimos mayor celeridad en los procesos, mayor protección a la víctima y juzgados especializados que asuman la violencia sexual para que no ocurran cosas como esta”, dijo en Twitter la formación de izquierdas Podemos, que ha anunciado la presentación en el Congreso de una ley integral contra las violencias sexuales.

Más satisfecho se mostró por la puesta en libertad ante los medios el abogado de cuatro de cinco de los condenados, Agustín Martínez, que dijo que los condenados aún no han salido de prisión al no haber depositado todavía la fianza, pero que confiaba en que lo hicieran “en breve”.

Según Martínez, una vez en libertad los miembros de “La Manada” tendrán que presentarse en los juzgados tres veces por semana.

Con información de www.es.reuters.com