Deoclécio Júnior llegó hace nueve meses a Dubái, tras un largo vuelo desde São Paulo ([Brasil), pasando por Togo y Etiopía.

Deoclécio decidió emigrar porque siempre ha tenido como filosofía de vida: “Sólo se vive una vez”, por lo que se lanzó a la aventura de conocer un nuevo país, un idioma distinto al suyo y otra cultura. La vida se trata de probar diferentes gustos, experimentar diferentes formas de ver el mismo escenario y aprender de él. Además, Oriente Medio definitivamente ofrece una gama diferente de oportunidades y mejores ingresos si nos comparamos con mercados más asentados de todo el mundo”, asegura.

Nació en São Paulo, Brasil, y desde que era un niño, siempre le hicieron saber que tenía habilidades para abordar y resolver las preocupaciones cotidianas de las personas. Con esto en mente, decidió estudiar Derecho y obtener una Maestría en Derecho Empresarial para poder ayudar a la gente con necesidades legales.

De 2012 a 2014, vivió en el extranjero, estudiando y trabajando, y esta experiencia fue un momento extraordinario para él, ya que conoció a “muchas personas maravillosas con las que pude experimentar una forma diferente de vivir y compartir momentos. Me atrevería a decir que amplié mi familia para incluir a Devon y Valerie, una gran pareja con la que estuve en Londres, y que hizo que mi tiempo fuera fantástico, brindándome buenos consejos y experiencias, y tratándome como su propio hijo. También debo mencionar a un nuevo hermano que Humboldt-Universität zu Berlin trajo a mi vida, el Sr. Bekir Kaya, un abogado turco que me hizo sentir como un miembro de su familia desde el primer día, y que ha tenido una influencia muy positiva en mi mudanza a Dubai”.

A pesar de lo difícil que fue tomar la decisión de dejar a su familia, Deoclécio explica que sus seres queridos están en su corazón y pensamientos diarios, “son parte de todo”. Es por esto que destaca: Mi sensación es que en la vida no debes apegarte tanto a nada, de lo contrario, o los sofocas o a ti mismo”.

Sobre la vida en Dubái, sostiene que a través del Sr. Bekir Kaya, quien actualmente es su compañero de casa, pudo saber más acerca de este país y se hizo muchas expectativas de lo que podía ser residenciarse en este lugar.

Su primer mes en Dubái, fue de gran impacto para este joven brasilero, porque llegó en verano, donde las temperaturas están a casi 50 grados, y además era el mes sagrado del Ramadán, por lo que también decidió seguir esta tradición en consideración con su compañero de casa que estaba ayunando por esa festividad y de esta manera acelerar su adaptación a esta cultura.

Legalización de documentos

En cuanto a la legalización de sus documentos como inmigrante, Deoclécio señala que aquellos que llegan a Dubái con una visa de turista, les lleva mucho tiempo ajustar la visa de trabajo, teniendo en cuenta el papeleo, y ésta es imprescindible para conducir legalmente en Dubái, ya que se necesita una licencia de conducir de los EAU, sin embargo, en su caso tuvo que pasar por todo el proceso: “Procesar de nuevo (me sentí como un adolescente una vez más)”, acota.

Después de obtener su permiso de trabajo, pudo alquilar un lugar.

Día a día en el trabajo

En la actualidad, Deoclécio se desempeña como Asesor Inmobiliario de Kensington (Exclusive Properties Dubai), donde asegura que el trabajo diario nunca es igual: “Diferentes clientes, antecedentes, necesidades, tiempos. En general, comenzamos el día con una tabla de tiempo y es realmente importante tener una buena administración del tiempo, de lo contrario, no se alcanzarán los objetivos y los clientes se sentirán defraudados”, resalta. Asimismo indica que cualquier llamada puede cambiar su día, por ejemplo, cuando un inquilino no puede asistir a una vista programada o incluso cuando un propietario informa que su propiedad ha sido alquilada  o vendida, lo que les obligará a buscar otra cosa en un corto período de tiempo.

A pesar de que dice que Dubái es un lugar costoso para vivir, asevera que hay oportunidades para tomar si estás en el lugar correcto en el momento adecuado con la actitud correcta”. 

Para finalizar, Deoclécio  afirma que los siguientes tips le podrían servir a cualquier inmigrante que tenga la idea de venir a Dubái a hacer una vida: “Tener a alguien que pueda le da valiosos consejos en los siguientes campos:

-Formal y legal (visa y lo que implica: requisitos, línea de tiempo, etc.);

– Rutina personal diaria: básicamente me refiero a cómo ahorrar y gastar dinero inteligentemente en Dubái;

Por último, pero no menos importante: Dubái no se trata de un día, un trabajo o una experiencia, definitivamente es un lugar que requiere el mejor lado de los suyos, el compromiso y la paciencia”.