El presidente de los Estados Unidos (EEUU)Donald Trump, causó indignación entre los escoceses luego de prohibir en su club de gol ‘Trump Turnberry’ el popular refresco local Irn-Bru.

El lujoso campo de golf escocés de Turnberry, propiedad de Trump, ha prohibido en las premisas de su hotel el consumo de Irn-Bru.

El gerente del hotel del campo, Ralph Porciani, explicó que el motivo de la prohibición es que el refresco contiene unos colorantes muy potentes que le proporcionan su característica tonalidad naranja. Los responsables del ‘resort’ temen que, de derramarse, la bebida dejaría manchas indelebles en el caro mobiliario del hotel.

“No podemos permitir que se manchen las alfombras, porque cambiar únicamente la del salón costaría 500.000 libras [680.000 dólares]”. Añadió también: “En algunas de nuestras villas las alfombras tienen manchas de Irn-Bru, y eso es algo que no puedo permitir”.

La decisión no solo ha generado insatisfacción entre los huéspedes del hotel, sino que ha levantado críticas hacia Trump en las redes sociales.

La propia empresa ha echado mano de una rima infantil para comentar la prohibición: “Los palos y las piedras me rompen los huesos, pero las manchas no me duelen”.

Noticia con información de: RT