El Ministerio de Salud de Ecuador negó, a través de un comunicado, que haya aceptado presiones para cambiar su política de lactancia materna. Así lo expreso tras conocerse una información publicada en el diario estadounidense The New York Times, sobre presuntas posibles represalias comerciales.

En el comunicado se expresa que es “una práctica constante del Gobierno del Ecuador rechazar todo tipo de asistencia que establezca condiciones que vayan en contra de valores del Estado y principios de su Constitución”.

En la información publicada por The New York Times, “funcionarios estadounidenses habrían buscado diluir la resolución de mayo pasado de la Organización Mundial para la Salud para fomentar la lactancia materna. eliminando el lenguaje que llamaba a los gobiernos a ‘proteger, promover y apoyar la lactancia materna’ y otro artículo que pedía a los políticos restringir la promoción de productos alimenticios que muchos expertos dicen que pueden tener efectos nocivos en los jóvenes niños”.

“Cuando eso falló, recurrieron a las amenazas, de acuerdo con diplomáticos y funcionarios del gobierno que participaron en las discusiones. Los estadounidenses fueron directos: si Ecuador se rehusaba a rechazar la resolución, Washington desataría sanciones comerciales y retiraría la ayuda militar crucial. El gobierno ecuatoriano rápidamente accedió”, dice el diario, pero el Ministerio de Salud negó las presiones y que implementará en su totalidad las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud con respecto a la lactancia materna, que se tomarán en cuenta en más de diez estrategias a nivel nacional.

La lactancia materna es el alimento exclusivo para recién nacidos hasta los 6 meses y se debe complementar con alimentos sanos a niños menores, hasta los 2 años de edad. La leche materna brinda todos los nutrientes que necesitan los bebés e infantes para alcanzar un desarrollo saludable, reafirmó el ministerio.

Noticia con información de: eluniverso.com