La incertidumbre en España continúa, ni Carles Puigdemont ni el Gobierno han podido explicar bien las condiciones luego del referéndum ilegal realizado en Cataluña.  

El Gobierno dijo estar dispuesto a frenar la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución si Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat, convoca elecciones autonómicas anticipadas en Cataluña. 

A menos de 24 horas para que expire el plazo otorgado por Madrid a Cataluña para que frene su plan secesionista y aclare si declaró o no la independencia, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, pidió al jefe del Ejecutivo catalán, que actúe “con sensatez”. 

Le pido que actúe con sensatez, con equilibrio, y que ponga por delante los intereses de los ciudadanos”, dijo en una intervención en el Congreso de los Diputados, en Madrid. 

En caso contrario, se activará la previsión constitucional que permite la intervención selectiva de las competencias de una comunidad autónoma. Sin embargo, fuentes gubernamentales aseguran que el Ejecutivo podría considerar como una vuelta a la legalidad que Puigdemont convoque elecciones, siempre que lo haga sin confirmar al mismo tiempo que efectivamente declaró la independencia de Cataluña el pasado martes. 

“Si ha declarado la independencia, el Gobierno está obligado a aplicar el artículo 155. Si no lo ha hecho, podemos hablar aquí en el Parlamento”, dijo hoy Rajoy, según recogió el diario “El País”. 

Para la Moncloa, según dice La Vanguardia, hay “un clamor” para que el presidente de la Generalitat llame a los catalanes a las urnas y evite que se intervenga la autonomía. Ésa sería la mejor solución al laberinto político que vive Cataluña en opinión del Ejecutivo. 

La ambigua respuesta que Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, dio el lunes al requerimiento de Mariano Rajoy, sitúa a Cataluña en un extraño limbo legal en el que es difícil establecer qué legalidad reconocen en este momento las autoridades catalanas. Por eso, fuentes del Gobierno central aseguran que lo primero que debe hacerse con la aplicación del artículo 155 de la Constitución es restablecer la legalidad en esa comunidad. 

Según ese análisis jurídico, cuando Puigdemont no negó el lunes haber declarado la independencia de Cataluña estaba admitiendo que la legalidad establecida en este momento no es la estatutaria, ni la constitucional.  

Puigdemont puso en vigor la ley del referéndum y bajo ese paraguas celebró la consulta. Sin embargo, tampoco la ha cumplido en el desarrollo del referéndum el 1 de octubre y con posterioridad para el cumplimiento de su articulado.  

Noticia con información de: www.elpais.com, www.clarin.com, www.elconfidencial.com