Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers huidos con él a Bélgica comparecieron este viernes ante el juzgado de Bruselas que decide sobre su extradición a España. Pero el juez se tomará más tiempo para analizar el caso y ha citado a los cinco investigados a presentar sus alegaciones el 4 de diciembre.

La Fiscalía ha pedido la ejecución de la orden europea salvo para un hecho, que es el de prevaricación tal y como se recoge en el mandato de detención español”, ha explicado el letrado, que forma parte del equipo de once abogados de los ex mandatarios catalanes, al término de la primera audiencia ante la Chambre du Conseil (Tribunal de primera instancia).

La Fiscalía de Bruselas ha pedido que se ejecute la orden de entrega solicitada por la Audiencia Nacional, aunque desestima uno de los cinco delitos atribuidos (el de prevaricación), según el relato de los abogados. El organismo belga rehusó aclararlo.

Los plazos de la euroorden, un instrumento que agiliza las extradiciones en el ámbito de la Unión Europea, comienzan a dilatarse. A partir de la próxima vista, se espera que el juez tarde alrededor de 10 días en adoptar la decisión, que se conocerá en plena campaña electoral del 21-D en Cataluña.

Los cinco investigados estaban citados para este viernes en una audiencia que se ha celebrado a puerta cerrada en la Cámara del Consejo, un tribunal de primera instancia de Bruselas. Su llegada al mastodóntico Palacio de Justicia de Bruselas ha sido discreta, lejos de las cámaras. A diferencia del día de su entrega, cuando permanecieron en los juzgados desde la mañana hasta el filo de la medianoche, esta vez la sesión fue breve, poco más de una hora. Al acabar, dos de sus letrados, Paul Bekaert y Christophe Marchand, calificaron la atmósfera de la audiencia como “serena”.

El Ministerio Público ha considerado que el resto de delitos por los que España reclama a Puigdemont, Lluís Puig, Clara Ponsatí, Meritxell Serret y Toni Comín encajan en el ordenamiento jurídico belga en las calificaciones penales de “coalición de funcionarios” y “malversación por funcionarios”, según ha adelantado la defensa de los requeridos.

Tras una audiencia que el letrado ha calificado de “serena”, y en la que se han escuchado únicamente los argumentos de la Fiscalía de Bruselas, tanto Puigdemont como los cuatro ex consejeros tendrán que volver al tribunal de primera instancia de Bruselas el próximo 4 de diciembre, cuando será el turno de los alegatos de sus defensas.