La noche del sábado más de 22 mil espectadores llenaron el aforo del T-Mobile Arena de Las Vegas y miles más disfrutaron por TV e Internet de esta pelea entre el púgil kazajo Gennady Golovkin y el mexicano Sául Canelo Álvarez, que terminó en un polémico empate.   

Una gran pelea que dejó un veredicto nulo de los jueces y un nuevo escándalo dentro del mundo del boxeo. Golovkin, de 35 años, aunque retiene los títulos de campeón del peso mediano versiones Federación Internacional de Boxeo (FIB), Asociación Mundial (AMB) y Consejo Mundial (CMB), se quedó sin un triunfo claro que había ganado sobre el cuadrilátero. 

La decisión de los tres jueces volvió a dejar perplejos a los 22.358 espectadores que habían visto otro combate distinto al de los jueces. Los abucheos comenzaron a escucharse cuando el anunciador del combate dio a conocer la puntuación de la juez Adelaide Byrd, que vio como ganador a Canelo por 118-110 puntos. Luego llegó el veredicto del segundo juez, Dave Moretti, que vio ganador a Golovkin por 115-113 y el tercero, Don Trella, que se decidió por un empate a 114-114.  

El kasako 72.574 kg, enfundado en la coraza que sus 20 peleas mundialistas, le tejieron -sin mayor riesgo ni gran jerarquía- supo sobrellevar anímicamente el desamparo y la agresividad receptiva de un silbido penetrante, el que la marea azteca que desbordó Las Vegas le tributó como si fuese el bandolero más buscado.  

Y en modo cruel, lo despidió con aplausos cuando bajó del ring con su corona mundial mediano (CMB-FIB-AMB), tras un empate controvertido frente a “Canelo” (72.574 kg), oriundo de Guadalajara, que cargó con la culpa y el deshonor de un veredicto que pudo haberlo favorecido y que opacó su desempeño en uno de los mejores combates de los últimos años. 

El veredicto de la pelea pactada a 12 asaltos volvió a dejar de inmediato la polémica y la sorpresa ante algo que nadie se esperaba por lo que sucedió en el cuadrilátero, donde dominó Golovkin. El kazajo, que se llevó una bolsa de tres millones de dólares, con la pelea dejó la marca en 37-0-1, 33 nocáuts, mientras que Álvarez, de 27 años, ganó cinco millones de dólares garantizados, la puso en 49-1-2, 34 triunfos conseguidos por la vía rápida. 

Al concluir el combate, Canelo dijo sentirse “frustrado”. No estoy de acuerdo para nada con el veredicto. Pienso que la gané porque me mostré superior en el cuadrilátero”, añadió. 

Golovkin, por su parte, siguió sin perder su sonrisa después del combate nulo y dijo que entendía el drama que vive en cada pelea“El boxeo es un espectáculo de mucho drama y como tal hay que asumirlo hasta el final”, declaró. “Sigo siendo un campeón, no he perdido ninguno de los cinturones y por lo tanto nada ha cambiado“, valoró Golovkin, que al igual que Canelo dijo estar dispuesto a la revancha. 

El escándalo generado por la juez obligó al director ejecutivo de la Comisión Atlética de Nevada, Bob Bennett, a ofrecer explicaciones. “Desafortunadamente, esta vez su decisión fue algo especial. No estoy poniendo ninguna excusa. Lo que quiero decir es que es una gran jueza y que, en cualquier negocio y profesión, algunas veces tienes un día malo y eso ha sido lo que ha sucedido“, admitió. 

Noticia con información de: www.elmundo.es