La victoria europea del Manchester United sobre el Basilea, en el primer partido de la fase de grupos de la Champions League, quedó empañada por la lesión de Paul Pogba, que tuvo que ser sustituido por Fellaini en el minuto 19 después de intentar recuperar un balón. 

El triunfo cómodo en su primer partido, con goles de Fellaini y Lukaku, los dos de cabeza, y Rashford hicieron los tantos, pero con el sentimiento agridulce de la marcha de Pogba. 

El equipo dirigido por José Mourinho mostró su superioridad ante un débil Basilea. Aprovecharon su poderío en el juego aéreo para hacer los dos primeros goles y abrir la lata. El club suizo tuvo destellos en la segunda mitad, que pudieron acabar en gol, pero la defensa de los ‘red devils’, ayudados por De Gea, alejaron cualquier opción de peligro. 

Sé por experiencia que es una lesión muscular y que este tipo de lesión acarrea varias semanas de baja. Es solamente mi opinión y todavía no he hablado con el personal médico, pero parece una lesión en los músculos isquiotibiales”. 

El técnico portugués ha añadido que “la vida de un equipo es así, con lesiones y suspensiones… Si Paul no puede jugar el domingo (contra el Everton en la Premier League), tenemos a Ander Herrera, tenemos a Carrick, a Fellaini y a Matic. 

El equipo de Mourinho empieza con victoria y viajará la próxima jornada a Moscú para enfrentarse al CSKA. El Basilea recibirá en su casa al Benfica. 

 

Lesión y salida 

El partido empezó con un dominio aplastante del United, que en pocos minutos tenía encerrado al Basilea su campo, que se defendía con dos líneas: una de cuatro y otra de cinco. En el minuto 18, cuando empezaban a gozar de ocasiones, se dio la noticia más negativa del partido: Pogba se echaba al césped, aquejado de una molestia en el muslo izquierdo, y tenía que abandonar el campo. Le sustituía Fellaini.  

Noticia con información de: www.as.com, www.mundodeportivo.com