Alrededor de 15.000 enfermeros llevaron a cabo una protesta este miércoles en Irlanda del Norte con el objetivo de exigir igualdad salarial respecto a los colegas en el resto del Reino Unido.

Considerada la primera huelga del Gobierno de Boris Johnson, los profesionales del servicio sanitario expresaron que el sistema de salud vigente hace que la seguridad del paciente esté en peligro.

“Nuestros miembros en Irlanda del Norte han dicho ya basta”, afirmó la secretaria general del Real Colegio de Enfermería (RCN, por su sigla en inglés), Donna Kinnair.

La RCN indicó que el salario de los profesionales en Irlanda del Norte ha decrecido en un 15 por ciento y es el peor en los últimos años.

“Las cuestiones salariales y de plantilla no pueden tratarse como un balón político en las conversaciones”, dijo la dirigente republicana de Irlanda del Norte, Michelle O’Niell.

Agencias