Este miércoles, Christopher Wylie, el exdirector de investigación de Cambridge Analytica, la consultora que durante años funcionó como una alquimia electoral, declaró en el Congreso de Estados Unidos que la compañía compartió datos con personas vinculadas a la inteligencia rusa y que además utilizó investigadores de este país.

Wylie también fue quien filtró información sobre el secuestro de datos privados de 50 millones de usuarios de Facebook por parte de la firma británica para influir en la campaña electoral en favor de Donald Trump. Y no mentía.

En una comisión del Senado, Wylie aseguró que el académico de la Universidad de Cambridge que creó la aplicación, Alexander Kogan, trabajaba al mismo tiempo en proyectos financiados por Rusia. “Esto significa que, además de los datos de Facebook a los que accedieron en Rusia, existen motivos razonables para sospechar que CA (Cambridge Analytica) podría haber sido un objetivo de inteligencia de los servicios de seguridad rusos… y que los servicios de seguridad rusos podrían haber sido informados de la existencia de los datos de Facebook de CA”, informó Wylie en su testimonio escrito.

A su vez, el ex directivo añadió que Cambridge Analytica “usó investigadores rusos para recoger sus datos, y abiertamente compartió información sobre ‘campañas de rumores’ con compañías y ejecutivos vinculados a la agencia de inteligencia rusa FSB”. Reconoció que durante ese periodo estaba preocupado por “el nivel de compromiso que la compañía tenía con Rusia”.

Asimismo aseveró a los senadores que una de las principales metas de la firma era desalentar la participación en los comicios, especialmente a los votantes negros, una de las prioridades de Steve Bannon, aliado de Donald Trump. “Estoy al tanto de las investigaciones sobre qué motiva y desmotiva a cierto tipo de gente a votar”, reconoció. Una las técnicas para interferir en la participación de los votantes son recurrir al “arma del miedo”.

La audiencia en el Senado es parte de una amplia investigación a ambos lados del Atlántico sobre el uso indebido de datos de Facebook por la consultora británica que trabajaba para la campaña de Trump durante las elecciones presidenciales de 2016.

Noticia con información de: elpais.com