La policía de Escocia anunció el jueves el arresto de 12 personas, entre los que hay varias monjas y otros exmiembros del personal del orfanato católico Smyllum Park -con edades entre 62 y 85 años, como parte de una investigación sobre presuntos “abusos físicos y sexuales sistemáticos” de niños en esa institución.

La policía anunció que no divulgaría más detalles a la espera de las decisiones finales de los fiscales.

Una de las presuntas víctimas contó que estuvo atada a una cama y amordazada durante horas, ahogándose con una almohada y tragándose su vómito

Marie Peachey, una británica que vivió en Smyllum cuando niña junto a su hermano mayor y su hermana menor, le contó a BBC Escocia que se sentía “conmocionada, asustada, mal… feliz” al enterarse de los arrestos.

“Todas las emociones en una”, agregó la mujer, que asegura que aunque ya tiene 50 años, aún se asusta al recordar lo que vivió en Smyllum Park, controlado por más de un siglo por la orden de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, hasta que cerró sus puertas en 1981.

Los testimonios contra la orden el año pasado como parte de las investigaciones conllevaron a una disculpa por parte de la hermana Ellen Flynn, quien actualmente encabeza dicha organización católica en Reino Unido.

La religiosa calificó de “horripilantes” los relatos sobre lo sucedido y consideró que esos hechos iban “totalmente en contra” de lo que la orden representa.

De acuerdo con el diario The Scottish Daily Mail, la policía de Escocia comenzó a investigar por separado a las Hermanas de Nazaret, otra orden católica que administraba hogares de niños huérfanos.

Estos procesos legales ocurren en el contexto de la visita del papa Francisco este fin de semana a la vecina Irlanda, donde se reunió con víctimas de abuso sexual de la Iglesia católica allí.

De acuerdo con la Comisión de Investigación de Abuso Infantil (SCAI) de Escocia, la mayoría de las personas que testificaron aseguran que cuando vivieron en el orfanato eran golpeados repetidamente, sometidos a castigos y algunos alegan que fueron víctimas de abusos sexuales por personas responsables de su cuidado.

En 2003, unos sobrevivientes del orfanato encontraron en una fosa clandestina ubicada en una parcela cercana donde, según una investigación de la BBC, fueron enterrados al menos 400 niños.

A finales de 2017, la SCAI reveló algunos de los testimonios donde las presuntas víctimas contaron sus vivencias en Smyllum Park.

Una de las presuntas víctimas, que asegura que vivió en el orfanato desde los 4 años, afirmó que recibió electroshocks. Contó que estuvo atada a una cama y amordazada durante horas, ahogándose con una almohada y tragándose su vómito.

Theresa Tolmie-McGrane, otra de las presuntas víctimas, le contó a la BBC en diciembre pasado que llegó a los 6 años al orfanato y que vivió allí “más de una década de abuso físico, sexual y mental”.

Tras casi tres años de audiencias e investigaciones, la SCAI planea ofrecer un reporte preliminar sobre los abusos en las próximas semanas y un dictamen final para 2019.