La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, tiene entre sus planes la desaparición de los vehículos movidos por combustibles fósiles en este país. Su intención es que en 2032 no se pueda vender ningún auto Diesel o gasolina, ocho años antes de lo planteado para el resto de Reino Unido.

Hasta el momento, la intención de Reino Unido y Francia pasaba por prohibir la venta de vehículos movidos por combustibles fósiles en el año 2040. Sin embargo, en Escocia quieren adelantar esta fecha porque, para entonces, su principal carretera de 400 kilómetros que recorre de norte a sur su territorio tendrá los puntos de recarga suficientes para que sea totalmente viable su circulación mediante coche eléctrico.

La idea original era el de prohibir la venta de estos automóviles en el año 2040 y alcanzar la situación de cero emisiones una década después, a partir del año 2050. Incluso, el alcalde de Londres presentó, unos meses atrás, una serie de medidas por las que en 2033 estarían suprimidos todos los taxis contaminantes y lo mismo sucedería en 2037. Ahora, falta por conocer los planes concretos del Gobierno escocés para poner en marcha el nuevo plan.

Noticia con información de: www.autopista.es