Bruce Grubb, de Escocia, llamó a la policía diciendo que había un tigre en su propiedad y que necesitaba que fueran por él antes de que se comiera a sus vacas, el problema es que cuando la policía llegó a la propiedad se dieron cuenta de que el tigre era de peluche.

El hombre de 24 años de edad salió de su casa para ir a ver a sus vacas embarazadas pero cuando puso un pie fuera, regresó corriendo a resguardarse tras ver al supuesto felino.

A la escena llegaron 6 patrullas y estuvieron alrededor de una hora sopesando sus posibilidades, ya que de acuerdo a ellos, el tigre se veía sano y fuerte. Fue hasta que Grubb se acercó con su tractor que se dieron cuenta de la realidad. Cuando lo hizo pudo comprobar que si el tigre no se había movido en ningún momento es porque se trataba de un enorme peluche.

Se lo comunicó a los agentes y estos procedieron a disolver el despliegue llevándose consigo al falso animal. “La policía se lo llevó con ellos. Dijeron que querían mantenerlo como una mascota”.

“Me siento un poco tonto por llamar a la policía, pero pensé que era una verdadera emergencia. Estamos riéndonos de eso ahora, pero fue muy aterrador en ese momento”, reconoció el joven.

Noticia con información de: CLM24