Desde hace cientos de años hay personas que aseguran haber visto un monstruo prehistórico en las tranquilas aguas del Lago Ness. En todo ese tiempo nunca se han encontrado pruebas de su existencia, pero más vale prevenir que lamentar. El gobierno de Escocia tiene un plan detallado sobre qué hacer si por fin aparece.

Puede parecer una broma, y de hecho se redactó un poco medio en broma medio en serio, pero eso no quiere decir que el plan sea absurdo ni mucho menos. De hecho es un plan muy lógico.

El plan lo redactó el Departamento de Conservación del Patrimonio Natural (Scottish Natural Heritage o SNH) en 2001, un año en el que se dieron numerosas iniciativas para encontrar a la esquiva criatura. El texto estipula desde el principio que el objetivo debe ser proteger a cualquier nueva especie que sea descubierta en el lago.

En caso de encontrar al monstruo, el procedimiento debe ser tomar una pequeña muestra de ADN (escamas de su piel, por ejemplo) y devolverlo al lago cuánto antes. La muestra debe ser remitida para su análisis con el objetivo de determinar la especie a la que pertenece la criatura. En el caso del famoso Nessie, el objetivo sería comprobar si efectivamente se trata de un plesiosaurio o algún otro tipo de dinosaurio acuático como juran y perjuran las leyendas locales.

Nick Halfhide, uno de los responsables del SNH explica que el documento aún sigue vigente y que está basado en lo que han aprendido al descubrir otras especies en territorio escocés. No eran monstruos, pero también necesitan protección.

Mientras tanto, un equipo internacional de biólogos trabaja en secuenciar todo el ADN ambiental del lago para compararlo con el de 100.000 especies conocidas y así catalogar a todas las criaturas que viven en él. Quiza encuentren indicios de algo desconocido y se pueda poner fin a más de 1.500 años de leyenda. El primer avistamiento del supuesto monstruo data del 565 AD. En ese año, un misionero irlandés aseguró haber divisado un monstruo en el río Ness que desemboca en el lago.

Noticia con información de: es.gizmodo.com