Priors Court es una institución de vanguardia ubicada en Inglaterra, que ayuda a niños que sufren de autismo con un robot llamado “Steve”, algo que se ha convertido en una práctica cada vez más frecuente en las escuelas de Europa.

“Steve” es un tipo de robot conocido como NAO, que ayuda no solo a niños especiales, sino en numerosas escuelas.

La fundadora de la institución, llamada Stephanie Shirley, explicó que hay niños que no prestan atención a “Steve”, mientras que otros se despiden con un beso de este, y expuso que “se trata de pequeños que no se dejan besar ni por su madre”. 

El robot de Priors Court lleva el sobrenombre de “Steve” en honor a Stephanie Shirley. Steve era el apodo que Shirley usó al comienzo de su carrera para firmar sus cartas de negocios y obtener respuestas en un mundo corporativo dominado por hombres.
Steve es un robot NAO, un tipo de robot usado en numerosas escuelas, no sólo con niños autistas. El hardware de los robots NAO fue desarrollado originalmente por la empresa francesa Aldebaran, que fue comprada posteriormente por Softbank Robotics Europe.
Aldebaran trabajó en su creación con desarrolladores independientes como Carl Clement, creador de la empresa Emotion Robotics, y la profesora Karen Guldberg, científica del Centro de Educación e Investigación en Autismo de la Universidad de Birmingham, en Inglaterra.
Guldberg le explicó a BBC Mundo cómo surgió la idea de usar robots NAO con niños autistas. Aldebaran decidió invertir en programas especiales para autismo a partir de la experiencia de una madre que había llevado a su hija autista de dos años a una feria de ciencia”, dijo Guldberg.
“La madre se sorprendió al ver cómo la niña interactuaba con los robots en el stand de Aldebaran y relató al personal de la empresa que jamás había visto a su hija responder de esa manera”.

Noticia con información de: globovision.com y gestion.pe