España anunció la próxima derogación de la cuestionada reforma sanitaria impulsada durante el anterior gobierno del conservador Mariano Rajoy, que vetó el acceso a los inmigrantes indocumentados a la salud gratuita y universal.

El nuevo ejecutivo de Pedro Sánchez confirmó que en unas seis semanas invalidará el decreto aprobado en 2012 por el derechista Partido Popular (PP) de Rajoy, que supuso la expulsión del sistema público de salud de unos 800 mil extranjeros en situación irregular.

‘Vamos a devolver el derecho a la salud a todas las personas’, aseguró en rueda de prensa la portavoz del gubernamental Palacio de La Moncloa, Isabel Celaá.

En abril del 2012 el PP de Mariano Rajoy acordó recortar siete mil millones de euros en el ámbito de la salud

Para la administración del socialista Sánchez, quien hace dos semanas asumió las riendas de este país europeo tras prosperar una moción de censura contra Rajoy, la revocación de esa reforma es una cuestión de justicia y de decencia política.

Celaá subrayó que restablecer la atención sanitaria pública universal es, además, un mandato de todos los organismos internacionales, de Naciones Unidas, de la Unión Europea, de la Organización Mundial de la Salud y del Defensor del Pueblo.

 

Como parte de un draconiano plan de austeridad para reducir el déficit fiscal, el PP de Rajoy acordó hace seis años una poda de siete mil millones de euros en el ámbito de la salud (un 10 por ciento del gasto sanitario estatal).

Esos recortes repercutieron sobre las finanzas de las 17 regiones de esta nación ibérica, que tienen transferidas las competencias en prestaciones esenciales tan sensibles como la sanidad y la educación.

Además de restringir el acceso de los migrantes ‘sin papeles’ a la salud gratuita y universal, la entonces derecha en el poder introdujo en la impugnada reforma nuevos copagos farmacéuticos en función de la renta, que por primera vez afectaron a los pensionistas.

Desde su aplicación, esas medidas generaron multitudinarias protestas ciudadanas.

Con información de www.prensa-latina.cu