Son muy comunes los incidentes con dispositivos que han salido ardiendo al explotar o incendiarse sus baterías.

Las baterías son una potencial bomba de relojería en los móviles y dispositivos, que se puede activar en el momento menos pensado. Aun así, vamos conociendo nuevas tecnologías que buscan eliminar los riesgos y reducir la posibilidad de que éstas exploten por el contacto de sus electrodos.

Hace sólo unos días se supo que un Apple Store en Holanda había sido evacuado por la explosión de la batería de un iPad, un ejemplo que podría extenderse a cualquier otro fabricantes. Ahora, con la nueva tecnología Techxplore, se podría acabar con los incendios y explosiones de las baterías de los dispositivos móviles, accidente que se producen normalmente porque los electrodos hacen contacto.

Estos suelen estar separados por una capa de plástico, pero si ésta por alguna razón falla o se deforma y entran en contacto, podría haber una explosión o incendio asegurado. Sin embargo, con esta nueva tecnología, basada en un aditivo del sílice que se aplica sobre los electrodos, podría convertirse en una solución.
Dicho aditivo se endurece en el momento que impactan los electrodos entre sí, o mejor dicho, esta capa de aditivo. Al endurecerse, es imposible que la superficie de los electrodos se toque, y por tanto se puede evitar la explosión o el incendio que ocurriría como consecuencia de esta situación.

Uno de los investigadores que han desarrollado esta tecnología, Gabriel Veith, ha asegurado que el objetivo de la investigación es la de crear una batería de iones de litio que pueda funcionar correctamente incluso si se ha dañado con un golpe. En ese caso, esta tecnología endurecería los electrodos y no podrían tocarse físicamente. Por lo que la batería y el dispositivo móvil funcionarían de la forma habitual. Los investigadores han presentado esta tecnología ante la American Chemical Society. Veremos cuándo se integra en dispositivos reales.

Noticia con información de: cincodias.elpais.com