Estados Unidos inició este fin de semana una serie de ejercicios militares con la armada de Corea del Sur en el mar de Japón, desplegando por primera vez en diez años los portaaviones USS Ronald Reagan, USS Nimitz y USS Theodore Roosevelt en la región circundante a Corea del Norte.

Con motivo de las amenazas proferidas por el régimen comunista norcoreano, los EE.UU. desplegaron los tres portaaviones nucleares en la zona para demostrar la fuerza militar del país, luego que el presidente Donald Trump realizada una gira por varios países asiáticos.

El Estado Mayor Conjunto surcoreano explicó que los ejercicios se extenderán por cuatro días en una zona del mar de Japón, en donde además participarán 11 buques de guerra estadounidenses equipados con el sistema antimisiles Aegis y siete navíos de guerra surcoreanos (dos de ellos también con sistema Aegis).

Para la agencia surcoreana Yonhap, estos ejercicios suponen “una demostración de fuerza sin precedentes” en las inmediaciones de la península coreana. La última vez que se produjo tamaña concentración de poder militar fue en 2007, cuando Washington reunió a tres portaaviones en las aguas que rodean a la isla de Guam, en donde alberga una de sus mayores bases militares.

Los ejercicios tienen lugar en un momento en el que la tensión en la zona permanece alta después de los desafíos militares del régimen de Kim Jong-un y el intercambio de insultos y amenazas con su homólogo estadounidense, Donald Trump, que lleva una semana viajando por la zona y pronunciando discursos amenazantes contra Pyongyang.

En su intervención durante la cumbre de la APEC en Danang (Vietnam), el norteamericano volvió a atacar a Kim e instó a los países a “permanecer unidos” contra el “peligro cada vez mayor” que plantea el hermético país asiático. “El futuro de esta región y de su bella gente no puede ser rehén de las retorcidas fantasías de conquista violenta y chantaje nuclear de un dictador”, aseguró en el estrado.

La respuesta norcoreana no se ha hecho esperar. Este mismo sábado, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores del país aseguraba a través de la agencia oficial KCNA que “durante su visita, Trump puso al descubierto su verdadera naturaleza como destructor de la paz y la estabilidad mundial y suplicó por una guerra nuclear en la península de Corea”.

(Noticia con información de AFP/ www.globovision.com/ www.elmundo.es )