Por primera vez en la historia, el gobierno de Estados Unidos usó la bomba convencional más potente jamás detonada en un campo de batalla. Según detalla la cadena de noticias CNN, el proyectil de 11 toneladas fue arrojado en la provincia de Narganhar, Afganistán, contra objetivos del Estado Islámico (ISIS).

Según medios norteamericanos, el proyectil impactó en una zona poco poblada y su objetivo era destruir túneles del Estado Islámico.

Adam Stump, portavoz del Pentágono, sostuvo que es la primera vez que se usa la bomba en combate, conocida como GBU-43 y la cual contiene 11 toneladas de explosivos. La Fuerza Aérea la apoda MOAB (“Mother Of All Bombs” o “madre de todas las bombas”).

La bomba fue arrojada desde un avión militar MC-130 a las 19:00 de este jueves, hora local, en la provincia de Nangarhar, cerca a la frontera con Pakistán.

Esta munición fue desarrollada durante la Guerra de Iraq pero jamás había sido usada en combate.

Video: Youtube – Prueba de MOAB en 2003

La MOAB fue probada por primera vez el 11 de marzo del 2003, cuando fue lanzada desde un avión Hércules en la base Eglin de la Fuerza Aérea en Florida.

La provincia de Nangarhar, en el este afgano, es la remota región en la que los yihadistas del Estado Islámico se han asentado para ampliar su presencia en la que llaman provincia de Jorasán (parte de su autodeclarado califato).

“El bombardeo estaba diseñado para minimizar el riesgo para las fuerzas afganas estadounidenses que realizan operaciones sobre el terreno en esa zona, al tiempo que se maximiza la destrucción de combatientes e instalaciones del EI-Jorasán, explicó el Pentágono en un comunicado.

“Esta es la munición adecuada para reducir los obstáculos y mantener el ritmo de la ofensiva contra el Estado Islámico-Jorasán”, explicó el general John W. Nicholson, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, quien recordó que los yihadistas han estado trabajando en defensas subterráneas y búnkers.

Estados Unidos ha realizado operaciones antiterroristas en esa zona; en una de las últimas, el 8 de abril, falleció un miembro de las fuerzas especiales en combate cara a cara con los yihadistas.

El uso de la “Madre de todas las bombas”, que mata con la imponente presión de aire que genera, indicaría que la zona estaba ampliamente ocupada por operativos e instalaciones del Estado Islámico, sin evidente presencia civil.

El Pentágono aseguró hoy que “se tomaron las precauciones para evitar víctimas civiles”, pese a que el proyectil, que es guiado al objetivo solo durante la caída, no es considerada de precisión.

Además, el uso de este proyectil es un mensaje de combate claro hacia el Estado Islámico y sirve de muestra al mundo del poderío militar estadounidense.

Noticia con información de: elcomercio.pe