Los fumadores que reciben incentivo monetario están más dispuestos a dejar el tabaco, frente a los que solo reciben consejos de cómo dejar este hábito. Esto de acuerdo con un estudio publicado en Estados Unidos.

Esta investigación daría luces sobre cómo reducir el número de fumadores, que según el Journal of the American Medical Association (JAMA) Internal Medicine, en los últimos años 1 de cada 5 norteamericanos posee este hábito. En América Latina también hay gran cantidad de personas que tienen el vicio.

La tasa entre la población pobre es incluso más alta: 26% de los fumadores en los Estados Unidos en 2015 estaban por debajo de la línea de pobreza, en comparación con 14% de fumadores que están en o por encima de esa línea.

La población estudiada incluyó 352 personas de Boston, Massachusetts. Los participantes fueron reclutados de las salas de espera de los hospitales.  Como dato curioso, las personas seleccionadas fumaban más de 10 cigarrillos al día y querían dejarlo. La mayoría eran mujeres afroamericanas.

Algunos recibieron un folleto y una lista de recursos  disponibles para ayudar a la gente a dejar de fumar.

Otros recibieron la misma lista junto con sesiones extra de consejería sobre cómo dejar de fumar por parte de “pacientes guías”, y se les dijo también que obtendrían un pago en efectivo si renunciaban a los cigarrillos.

A los participantes no se les dijo cómo se les pagaría por dejar de fumar, cuando entraron al estudio de un año de duración. En la mitad del proceso, los que dejaron de fumar recibieron 250 dólares y les dijeron que adicionalmente recibirían 500 dólares si no fumaban al cumplirse los 12 meses.

Cerca del 10% del grupo incentivado había dejado el cigarrillo a los seis meses, comparado con menos del 1% de aquellos a los que se les ofreció un folleto”, según el estudio.

A aquellos que no habían dejado de fumar a los seis meses les fue dada una oportunidad de mantenerse intentándolo a cambio de un pago.

“Después de 12 meses, 12% del grupo de intervención dejó de fumar, mientras 2% del grupo de control lo hizo”, dijo el estudio.

Pruebas de orina y saliva confirmaron si verdaderamente la persona había dejado de fumar.

Karen Lasser, líder del estudio y profesora asociada de medicina en la Universidad de Boston, dijo que este método mostró que un enfoque polifacético que emplea incentivos funciona mejor.

 

(Noticia con información de infobae.com)